Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Nuevo mapa político-electoral

IDEAS PARA EL CAMBIO

El proceso electoral que se acaba de llevar a cabo en España arroja una importante lección que, seguramente, muy pronto también tendrá repercusiones en nuestro país: los partidos políticos mayoritarios están perdiendo el voto y el apoyo del electorado.

El ciudadano ahora prefiere votar por nuevas organizaciones políticas. Está buscando otras opciones para que le representen. Es decir, se ha puesto en marcha la construcción de un mapa político-electoral muy diferente. Esta tendencia se acentuará en el futuro.

Los grandes partidos políticos, que tradicionalmente se alternan en los puestos legislativos y en los cargos de gobierno, sistemáticamente se han negado a actualizar su doctrina y sus programas de acción. Desestiman la importancia de actualizar sus propuestas y su proyecto de país o de región. Esta resistencia al cambio empezará a cobrar factura en las urnas.

Una cantidad creciente de electores ya no se siente representado por las fuerzas políticas hegemónicas. Están anquilosadas y ya no responden a las exigencias que hoy presenta el desarrollo de la sociedad. El electorado está más preocupado por el futuro, y no ve que los partidos tradicionales le presenten alternativas.

PRI, PAN, PRD, y sus partidos satélites, no han tenido interés por actualizar sus postulados, sus propuestas y sus acciones. Tampoco se ocupan en tratar de elevar la calidad de la vida política nacional, ni de avanzar en el desarrollo de la democracia. Incluso, constantemente se les critica por su falta de democracia interna. Sus propios dirigentes y los candidatos a un cargo de elección, generalmente son impuestos.

Los partidos mayoritarios y hegemónicos hace tiempo que dejaron de ser incluyentes. Se cerraron a importantes sectores y grupos sociales, que no han tenido forma de participación partidista y, por ello, optaron por expresarse a través de diversas organizaciones gremiales, sociales y civiles. Pero ahora también están formando nuevos partidos políticos para disputar el poder a los partidos tradicionales.

Los partidos hegemónicos pierden el respaldo electoral cuando dejan de encabezar las demandas y las causas populares. En México la economía no crece, aumenta el desempleo, se incrementa el precio de gasolinas y de bienes de consumo básico, los salarios se deterioran. Y ningún partido político parece percatarse de la irritación ciudadana que genera esta situación de deterioro social.

Por ello, ahora existen condiciones para que nuevos partidos políticos, con programa actualizado y realmente vinculados con la gente, puedan crecer y ocupar los principales cargos de representación política.

En España ha causado alarma la reacción del electorado. Los partidos están cambiando a sus dirigentes y sus programas. Pero aquí están esperando pacientemente a que la tragedia ocurra. No se dan cuenta de que las ideas y las reacciones políticas ya no tienen frontera.