Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Nuevos síndicos

LOS MOCHIS

Los priistas Gabriela Lucila Yong Mercedes, José Fidencio Sauceda Chacón, José Alfredo García Padilla, Alfredo Villegas Ruelas, Evelia Echeverría Valdez, Víctor Sauceda Rojo y Marcos Enrique López Ramírez rindieron ayer protesta como nuevos síndicos de Ahome.

La protesta se las tomó el alcalde Arturo Duarte García en la sesión de Cabildo, en donde los exhortó a conducirse con honestidad, respeto y transparencia en beneficio de los ciudadanos. Tras el acto protocolario, tomaron posesión en las sindicaturas de la Central Mochis, Topolobampo, Villa de Ahome, Higuera de Zaragoza, El Guayabo, El Carrizo y San Miguel.

Los que se fueron lo hicieron sin pena ni gloria, algunos sin un centímetro de vergüenza, como en El Carrizo, en donde Ranulfo Agúndez pretendía que su hijo César lo sustituyera en el cargo. Si los nuevos síndicos siguen el mismo camino, el desencanto será mayor entre los ciudadanos, que si bien salieron a votar el domingo pasado lo hicieron más porque los operadores de los candidatos y de los partidos los sacaron de sus casas dándoles dinero, despensas y promesas al por mayor.

El plebiscito fue de estado, en el que la participación del gobierno municipal y estatal fue preponderante para su resultado. Por eso, la elección ni fue ejemplar ni libre, como lo quiso hacer ver el alcalde en el acto de toma de protesta. Incluso, el papel de la Comisión de Gobernación del Cabildo dejó mucho que desear.

Un ejemplo es la protección que le dieron al síndico de la Central Mochis, Rubén Pérez Chaparro, quien amagó de muerte a un candidato opositor. En lugar de actuar contra el funcionario, la Comisión de Gobernación y el secretario del Ayuntamiento, Álvaro Ruelas, los juntaron para "limar asperezas". Por eso, los candidatos opositores ya ni se preocuparon por denunciar las múltiples irregularidades del plebiscito porque la Comisión de Gobernación estaba como tapadera del oficialismo.

Pese a todo, se espera que los nuevos síndicos hagan un decoroso papel en beneficio de la gente y no se conviertan en reyezuelos.