Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

Oceanografía: la revancha

Por: Darío Celis Estrada

En el expediente de Oceanografía la historia del fraude que empezó en mayo de 2014 se ha ido aclarando y apuntaría a un actuación indebida de Citibanamex, que preside Ernesto Torres Cantú.

El jueves de la semana pasada los abogados de Amado Yáñez presentaron al Juzgado Tercero de Distrito en Materia Civil de la CDMX el Fideicomiso de Administración.

Fue en cumplimiento al acuerdo que ordenó el famoso juez Felipe Consuelo Soto, que firmó con los acreedores en enero de este año y por el que se aportó la flota de su propiedad integrada por 22 barcos.

Con esto, y cumpliéndolo en todos sus términos, Oceanografía debe salir de la quiebra y concluir un procedimiento tortuoso al que fue llevado por una diferencia política con el equipo priísta de Emilio Lozoya.

La naviera, estigmatizada por los contratos que le asignaron los gobiernos panistas de Vicente Fox y Felipe Calderón, cayó en el agujero por las denuncias de fraude de Citi y su CEO, Michael Corbat.

Ahora que el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, plantea una reactivación de la industria petrolera, Oceanografía se vuelve nuevamente una pieza fundamental en el ajedrez.

Otra victoria que se anotó la naviera, fue que la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) negó también la semana pasada la petición de Citibanamex para que atrajera el caso.

La intención del banco era que ministros fueran quienes resolvieran si debía Amado Yáñez continuar con el beneficio de la libertad condicional, mientras se resuelve el caso penal.

Los ministros Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, José Ramón Cossío y Jorge Mario Pardo Rebolledo, decidieron negar la petición y aun con grillete electrónico, el accionista de la empresa seguirá en la calle.

Con ésta es la segunda vez que le reviran peticiones a Citibanamex de este estilo en la máxima instancia de procuración de justicia que preside Luis María Aguilar.

Lo que no debe perder de vista es que viene la respuesta contundente de Oceanografía contra Citi y Banamex en la corte de Nueva York por daños y perjuicios y otras causas penales interesantes.

VACÍO A PEMEX 
A propósito de contratistas y Pemex, mañana arranca el Congreso Mexicano del Petróleo. Se trata de un evento que organiza la empresa dirigida por Carlos Treviño. De hecho el presidente es Javier Hinojosa, director de Pemex Exploración y Producción, y el presidente ejecutivo es José Antonio Escalera, director de Exploración. Participa toda la industria. Apunte a firmas internacionales como Exxon Mobil, Repsol, Schlumberger y GE y nacionales como el Grupo R y Protexa, por mencionar dos. Sin embargo habrán grandes ausentes al encuentro que se celebrará en Acapulco y que se prolongará hasta el sábado: los integrantes del equipo de Andrés Manuel López Obrador.

BANCOMER ALISTA
Mañana en Madrid será el último consejo de Luis Robles Miaja como presidente del BBVA-Bancomer. Es probable que también se anuncie la salida de Francisco González de la presidencia del BBVA. Carlos Torres o Jaime Caruana son los candidatos a sucederlo. Ahí también se encuentra el consejo de administración de la fililal mexicana. Jaime Serra se va convertir en el nuevo presidente a partir del 1 de octubre y no se descartan cambios en la estructura directiva de Bancomer. La permanencia del mismo director del grupo financiero, Eduardo Osuna, estaría en duda.

PELEA CENTINELA
El litigio que lejos de resolverse crece es el de los hermanos José, Graciela y Sandra Hernández Fonseca. Se trata de los herederos de la Casa Centinela, la dueña del los tequilas Centinela y Cabrito. Hay una disputa por el control de esta compañía basada en Arandas, Jalisco, que ya rebasó el ámbito mercantil. Las hermanas tienen cruzadas demandas penales con el hermano, quien mediante una maniobra legal les hizo un take over y se quedó con el 100% de las acciones, 66.6% de ellas y 33.3% de él. Hay en disputa un negocio de 200 millones de dólares.

GAP TRAS TOLUCA
No le pierda la vista a Grupo Aeroportuario Pacífico (GAP). Dicen que quiere quedarse con el aeropuerto de Toluca. Trascendió que sus accionistas principales, Laura Diez Barroso, Carlos Laviada y Eduardo Sánchez Navarro, le han concedido un valor estratégico a esa terminal dada la saturación del actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. El Estado de México, que gobierna Alfredo del Mazo Maza, posee 25% y Aeropuertos y Servicios Auxiliares, de Alfonso Sarabia, un 24%. El 49% restante se lo quedó el fondo australiano IFM Global.

MARHNOS EVALÚA
En el medio se prendieron focos amarillos por la situación que enfrenta el Grupo Marhnos, de Nicolás Mariscal Torroella. Se habla de una necesaria reestructura financiera en esta firma desarrolladora que manejan al alimón Ignacio y Nicolás Mariscal Servitje. La firma opera cuatros hospitales, una autopista, un libramiento y tiene en cartera, además, cinco proyectos inmobiliarios. El grueso de sus desarrollos están financiados 70% con deuda y el resto con capital. Uno de sus principales acreedores es Banorte, la institución de Carlos Hank González.

ISOLUX ATORADO
La reestructura que no vuela es la de Isolux, que lleva Roberto López. En mayo el Juzgado Séptimo en Materia Civil de la CDMX admitió el concurso mercantil voluntario. La firma hispana de infraestructura y energías lleva más de año y medio negociando con la CFE una salida. La empresa de Jaime Hernández le asignó tres líneas de transmisión y una planta cogeneradora, pero las medidas precautorias que se le concedieron impiden dar por terminados los proyectos y como son Pidiregas tampoco se pueden pagar. Además, por fin de sexenio, nadie quiere ya firmar nada.