Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Oceanografía; ¿la tumba de Cordero?

ITINERARIO POLÍTICO

Luego de jaloneos y amenazas de una potencial debacle que parecía inevitable, finalmente impero la sensatez en el Partido de la Revolución Democrática y el Consejo Nacional de los amarillos determinó que el presidente saliente, Jesús Zambrano, continúe al frente del partido hasta los primeros días de agosto.

En esa fecha —y sin la presión mediática por la fallida Línea 12 del Metro y los fracasados gobiernos de Tabasco, Oaxaca, Morelos y Guerrero—, una convención de delegados elegirá todo el paquete de dirigentes del PRD. Así, y una vez "acomodadas las calabazas en la carreta", Carlos Navarrete será electo como nuevo presidente.

Pero si la habilidad y el colmillo de los marineros amarillos lograron estabilizar el barco del PRD, para arribar a puerto seguro en la elección de su nuevo dirigente, una parte de la tripulación del barco azul del PAN —los inexpertos grumetes de Ernesto Cordero—, parecen conducir la nave azul a un inevitable naufragio. ¿Por qué?

Porque que en su desesperación de triunfo, los estrategas de Cordero abrieron peligrosos flancos que podrían llevar al naufragio al grupo de los también llamados "calderonistas". Y es que sin el mayor tacto político, los "genios" al servicio de Cordero —algunos de ellos expertos en guerra sucia—, cometieron "la brillante idea" de meter en el sucio costal del escándalo de "Los Moches" nada menos que a Manlio Fabio Beltrones, el poderoso operador político del gobierno de Peña Nieto y jefe de la bancada del PRI en San Lázaro.

Resulta que por sugerencia del ex gobernador de Guanajuato, Juan Manuel Oliva —compañero de fórmula de Cordero—, un modesto alcalde de Celaya reveló a la prensa que "le dijeron que habían oído decir que dijeron" que el diputado Beltrones podría ser parte del escándalo de corrupción del que se acusa al diputado del PAN, Luis Alberto Villareal; hombres clave del equipo de Gustavo Madero. ¿Y cuál es ese escándalo? Todos lo conocen como "Los Moches". Es decir, el dinero que algunos legisladores piden a los presidentes municipales para autorizar partidas presupuestales.

Pero además, no es novedad que existe una alianza política entre el jefe de los diputados del PAN, Luis Alberto Villarreal, y el jefe de los diputados del PRI, Manlio Fabio Beltrones. En realidad, sin esa alianza habría sido imposible sacar adelante las reformas estructurales entre el PRI y el PAN en San Lázaro. Pero pretender vincular a Beltrones en supuestos "cochupos" con Villareal podría resultar suicida para Ernesto Cordero y para sus muchachos. ¿Por qué? Porque el coletazo podría ser mortal.

Pero vamos por partes. ¿A quién se le ocurrió la brillante estrategia de meter a Beltrones en las peleas internas del PAN? ¿Cuál es el beneficio? En el PAN dicen que la idea es de Juan Manuel Oliva. Y dicen que la estrategia es que Beltrones se aleje de la disputa por la dirigencia del PAN. Eso dicen en el PAN.

Lo cierto, sin embargo, es que el verdadero jefe de campaña de Cordero se llama Juan Manuel Oliva, compañero de fórmula del más adelantado "caldeonista". Además, todos saben que la fórmula Cordero-Oliva se apoya de manera importante en la extrema derecha del Yunque. Pero lo que pocos saben es que además de los "calderonistas", los más embarrados en las tranzas que tienen al PAN en medio de cochineros como el de Oceanografía, son precisamente los políticos de la extrema derecha del Yunque. ¿Y eso qué, podría preguntar un incauto?

Pues casi nada, que si se confirma la versión periodística de que habría sido detenido por la PGR Amado Yánez —el jefe de la empresa defraudadora Oceanografía—, entonces el señor Ernesto Cordero podría estar cavando su tumba política. ¿Por qué? Porque entre los primeros en ser acusados de presunta complicidad con Oceanografía podría estar el ex gobernador de Guanajuato, Juan Manuel Oliva. Claro, entre otros políticos "calderonistas" y del Yunque que apuntalan la candidatura de Cordero.

Todo ello sin contar con los escándalos que acompañarán una investigación en marcha que —sobre los presuntos involucrados en Oceanografía—, preparan las cámaras de Diputados y Senadores del Congreso de la Unión.

Dicho de otro modo, que si se destapa la cloaca de Oceanografía y si es detenido Amado Yáñez —como circuló en redes sociales desde la mañana del pasado sábado—, podríamos asistir a los funerales políticos de Ernesto Cordero, junto con el Yunque y los "Calderonistas". Al tiempo.

En el camino

Y claro, si Colosio no hubiera muerto, aún viviría.