Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Ojalá se noten

NUESTRA OPINIÓN GUAMÚCHIL

Con la reciente visita de integrantes de Sectur y de Fonatur se reactivan las esperanzas que muchos ciudadanos tienen: posicionar a la región del Évora como una zona turística, lo que desencadenaría en una derrama económica para los tres municipios.

Sin embargo, este tipo de actividades no son desconocidas para ex alcaldes o representantes del sector productivo, pues desde hace tiempo los levantamientos de evidencias, visitas y demás se han hecho un sinnúmero de veces, pero hasta ahorita nada de ha concretizado.

Un claro ejemplo es la creación de la tan anhelada ruta Sebastián del Évora, donde quedó formal el secretario de turismo en el Estado Francisco Córdova Celaya de apoyarla, pero hasta la fecha nada ha sucedido, porque tal parece que el único destino turístico a vender, a posicionar, a hacerlo crecer es Mazatlán.

Pero de manera local, lo cierto es que, el Évora también está descuidada y desafortunadamente poco valorada, su riqueza cultural arquitectónica y natural es poco valorada por quienes la ven a diario, eso desencadena que no sepan venderla, hacerla atractiva para sacarle jugo y a la vez cuidarla para que se vea bien y de esta manera establecer un ciclo que genere ganancias para todos.

Definitivamente queda claro que lo mucho o poco que se logre con la visita de los integrantes de Sectur y de Fonatur dependerá en gran medida de diversos factores, los cuales van desde la gestión que realicen los alcaldes y demás funcionarios así como la participación y el compromiso que asuman los habitantes de Mocorito, Angostura y Salvador Alvarado.

Cuando se entienda que el proyectar a una zona como turística implica acción, responsabilidad, cuidado, preservación de la cultura, entonces se habrá dado un gran paso para detonarla. Todo es cuestión de querer.