Opinión

Ojo con las compras

Por  El Debate

Por allí seguramente ha escuchado una frase que dice: regale afecto, no lo compre. Sin embargo, estamos ya más acostumbrados a hacer lo segundo, o al menos a complementar el afecto con cosas materiales. Navidad es la época cuando se refleja más este tipo de comportamientos. La alegría de las fiestas, de tener dinero de aguinaldo o tarjetas de crédito, nos genera cierta confianza. Además, estamos no solo bombardeados por mercadotecnia que nos invita a comprar, sino hasta nuestros seres queridos o conocidos que se la pasan publicando en redes sociales los regalos para sus hijos, y de alguna manera se siente una especie de presión social por cumplir con más o menos lo mismo. Lo cierto es que no todos los bolsillos son iguales. Siempre habrá gente con más capacidad económica que usted, por eso no debe nunca competir. Lo ideal es comprar lo que sea necesario, y pensando que lo más valioso es precisamente el afecto y no las cosas materiales. Además, recuerde que enero está a la vuelta de la esquina. Se viene una oleada de impuestos por pagar.