Opinión

"Open mind" del PRI

GUASAVE

Por: Moisés García

Guasave.- La gerente del CDE del PRI, Martha Tamayo, subordinada, como siempre lo han estado las cúpulas partidistas, a los grupos del poder público, pertenezcan o no, como es el caso de Sinaloa, declara públicamente con una desfachatez que raya en el cinismo, lo siguiente: los funcionarios malovistas tienen sus derechos a salvo y pueden votar y ser votados. Quienes les dieron la espalda se encuentran de regreso.

Es decir, siendo más explícitos, los que lo traicionaron en el 2010 se encuentran dentro del PRI y con muchas posibilidades algunos de ellos, no sólo de ser candidatos a cargos de elección popular -y lo que sigue- sino ayudarlos a que las próximas elecciones le ganen a quienes apenas hace cuatro años eran sus amigos.

Simple y llanamente la Tamayo Morales de manera muy oronda, afirma que "no pasó nada"; que quienes faltaron al principio básico de toda gente de bien, que es el deber de la lealtad hacia quien los hizo políticos y dio oportunidad de figurar, entran por la "puerta grande" de un partido al que, por decir lo menos, pusieron como "lazo de cochino".

En sentido figurado, la desvergüenza a la que eufemísticamente le llama "política incluyente" y "tolerancia", la condescendencia del PRI resulta una especie del marido que ofendido por la infidelidad de la esposa, después de ser engañado en su propia cama, la deja en su casa con todos los privilegios, la mima y compra auto nuevo para seguir durmiendo con el enemigo.

Acepta la Tamayo, en una actitud indignante y absoluta falta de moral política, como la que guardan generalmente priistas del tipo y tenor del presidente del Congreso estatal, Jesús Enrique Hernández Chávez, que no debe hablarse de reconciliación con los apostatas, "porque nunca se han ido".

Como el "cornudo feliz" de muchas historias conyugales, el PRI luego de ser traicionado sin que la infiel tenga la delicadeza de salir del hogar para hacer de las suyas, siguen revolcándose en la misma recámara.

Eso sí es "modernidad", eso es ser "open mind"; su liberalismo llega al extremo de lo amoral, de la que por supuesto los que menos tienen la culpa son los de tan frágiles valores y olvidan lo mucho que deben y lo poco que han dado, ya no a los ciudadanos que tienen que soportar sus malos gobiernos, sino ni siquiera al partido que fingían querer y como las "damas de compañía", nomás ven la puerta abierta de un carro se suben.

Tal es la calaña del "nuevo PRI", direccionado por las conveniencias personales de quienes detentan sus mandos y a los que ni siquiera el ser groseramente "ninguneados" por el poder les mueve un poco la dignidad, y menos procuran jugar el rol de oposición que les corresponde, engolosinados como están con las migajas que les tiran, porque hasta eso, son además, de "muy facilitos", también "muy baratitos".

En esas circunstancias, bien que se merecen el trato.

En turno.- Tácitamente designado como nuevo dirigente de los jóvenes, Felipe Camacho Flores, cuya planilla fue la única que acudieron a registrar, la siguiente reestructuración de organizaciones priistas le toca a la CNOP.

Aun cuando para algunos expertos en el tema la sucesión de Carlos Ordorica pudiera estar ya definida, la verdad es que, por otro lado hay quienes opinan que no.

Lo que sí se puede decir, sin temor a caer en el error, es que las posibilidades de José Menchaca López y Efraín Ibarra se mantienen en ambos casos, firmes, por lo que la balanza puede inclinarse lo mismo a uno que al otro.