Opinión

Operativos que vienen

SINALOA

Por  Opinión Estatal

No hay duda de que el compromiso que tiene México de frenar el flujo migratorio a Estados Unidos es mayúsculo. Más cuando el presidente Donald Trump solo dio 45 días para ver acciones concretas de México, las cuales deberán traducirse en una disminución importante de detenciones de indocumentados en la frontera por parte de las autoridades estadounidenses. 

Ya se anunció el despliegue de seis mil elementos de las fuerzas armadas en la frontera sur del país para detectar a migrantes. Personal del Instituto Nacional de Migración, Policía Federal, Naval y Militar, incluso corporaciones municipales y estatales (en el caso de Chiapas), ya empezaron a montar retenes.

Sin duda, esto será algo que va a verse reforzado en todo el país. Actualmente, la presencia de retenes por parte del Instituto Nacional de Migración en Sinaloa son mínimos, en las casetas de la maxipista, básicamente. Habrá que ver si, como en estados del sur del país, en Sinaloa también se suman a la vigilancia las corporaciones locales.

No hay duda de que siempre fue necesario tener control sobre la cantidad de personas que estaban entrando, pero, sobre todo, detectar a posibles víctimas de trata, menores no acompañados o personas en conflicto con la ley. Cualquier acción que emprenda el Gobierno en materia migratoria y de protección de las fronteras no debe vulnerar los derechos fundamentales de las personas aseguradas. Se debe dar a los centroamericanos el mismo trato que siempre se exige para los migrantes mexicanos en Estados Unidos.