Opinión

Claro ejemplo

OPINIÓN ESTATAL

Por  Opinión Estatal

El día de ayer se viralizó en redes sociales un video de un asalto, donde dos hombres a mano armada llegan a un negocio y encañonan a una empleada y a un joven con síndrome de Down —al que le pusieron una pistola en la cabeza— para asaltar el negocio. Los delincuentes, como siempre, huyeron en moto, y de ellos solo quedaron las evidencias grabadas en video, pero al menos en lo que se vio en las imágenes será muy difícil identificarlos.

Los negocios están mal, enfrentando costos operativos y baja demanda, y para colmo también tienen que ver cómo parte de sus ganancias se esfuman ante la ola de delincuentes y la incapacidad de las fuerzas policiales para poner orden. Las acciones reactivas, como hacer operativos de búsqueda después de que ocurren los hechos, no dan resultados. 

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Cerca de donde ocurrió este asalto, en el fraccionamiento Jabalíes, existe una caseta de Policía abandonada, como las hay por toda la ciudad desde hace varios trienios. Además de los atracos a negocios, los robos a casa habitación y a transeúntes son también comunes en la ciudad y también se dan en motocicletas, y lo normal es que no se localice a nadie. Los ladrones tienen una bajísima probabilidad de ser detenidos.

Y ante la desconfianza clara de muchos ciudadanos —que, como mencionamos antes en este espacio, buscan hacerse justicia por propia mano—, los ladrones tienen un mayor “margen de éxito”. Mientras aspectos como estos no se corrijan, el alcalde de Mazatlán no debería andar por municipios ajenos de promoción. Su función no es promover, sino gobernar; pero parece que no lo tiene claro.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo