Opinión

Entre porras y peticiones

SINALOA

Por  Opinión Estatal

Entre peticiones y porras llegó al municipio de Mazatlán el presidente Andrés Manuel López Obrador, que, a diferencia de anteriores ocasiones, fue recibido con protestas y muchas peticiones de ciudadanos, por temas tan diversos como la intervención en conflictos de vivienda y hasta para atender a madres de personas desaparecidas.

Tanto en el aeropuerto, como en su trayecto al IMSS de Villa Unión, donde encabezó un evento, el mandatario fue abordado por ciudadanos. Algunos de ellos haciendo incluso señalamientos contra el alcalde Luis Guillermo Benítez, a quien en su discurso López Obrador calificó como compañero y amigo.

Los ánimos por hablar con el presidente, o incluso tomarse una foto con él, llegaron al grado de que el mismo López Obrador tuvo que pedir que no lo “apachurraran” tanto; pese a ello, atendió a todos los ciudadanos que pudo. En cuanto a compromisos, mantuvo su discurso general de combate a la corrupción e hizo un recuento de los programas federales que se aplicaban en Sinaloa y en el país. Entre lo nuevo, anunció un programa especial para Sinaloa, en el cual irán 50 y 50 los Gobiernos federal y estatal, para entregar dinero a comités escolares, que deberán formar ciudadanos, para atender las necesidades de construcción y mantenimiento de aulas, que beneficiará a miles de escuelas en la entidad.

De apoyos al campo, al menos en Mazatlán, refrendó los precios de garantía para pequeños productores en granos como el maíz, el frijol, el trigo y el arroz, además de la leche; también la creación de 10 mil empleos permanentes en Badiraguato, como parte del programa Sembrando Vida, para plantar 25 mil hectáreas con árboles frutales y maderables.