Opinión

Ley Seca, arma de dos filos

OPINIÓN ESTATAL

Por  Opinión Estatal

La disposición de algunos gobiernos para aplicar la suspensión de la venta de bebidas embriagantes es motivada, principalmente, por el deseo de que disminuya la interacción y la convivencia entre grupos de personas; sin embargo, hay condiciones, como las que se vivieron en Sinaloa, donde la llamada Ley Seca juega más en contra que a favor.

Y es que pareciera que la prohibición solo sirve para incitar el deseo de consumir, por ello es que muchos vendedores de aguaje, como se dice coloquialmente, proporcionan el producto y hacen su verdadero agosto en medio de la contingencia.

En el caso de Sinaloa, esta semana se reactivó la venta de estos productos, entre algunas críticas y muchos aplausos; sin embargo, al tiempo que el gobernador del estado, Quirino Ordaz Coppel, hizo el anuncio de la terminación de la Ley Seca, habló también sobre la responsabilidad que toca a cada ciudadano. Ahora, muchos han sido testigos de que la mayoría de los consumidores han sido de todo, menos responsables, a la hora de buscar abastecerse de estos productos. Se han aplicado clausuras a manera de escarmiento, y según dicen, no les va a temblar la mano a las autoridades para seguir ejerciendo esta medida cuando sea conveniente. Por otro lado, en estados donde no se ha levantado esta prohibición, aún lu-chan contra el mal de la venta clandestina.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo