Opinión

Otra más de la falsa austeridad

SINALOA

Por  Opinión Estatal

Diana Margarita Rubio Viesca gana prestando sus servicios profesionales al alcalde de Ahome, Guillermo “Billy” Chapman, poco más de 71 mil pesos al mes, lo que la convierte como la segunda de mayor ingreso de la comuna, solo por abajo de Chapman, sin estar en la estructura del Gobierno municipal.  

Es un pago de privilegio el que le definió el propio alcalde que la colocó como asesora por su impedimento legal de nombrarla secretaria técnica de la presidencia municipal, ya que el cabildo no le ha aprobado esa nueva estructura que les propuso. 

O sea, más burocracia para colocar a cuates, lo que en el discurso condena, pero en los hechos impulsa. Es más: con la apertura de esta nueva asesora y su pago, salta a la luz que el alcalde ahomense se aleja de los postulados de la llamada Cuarta Transformación.

Esto no tiene nada de austeridad ni de desterrar los privilegios. Como todo populista, combate el derroche y los privilegios del pasado, pero solo en sus mensajes, porque en la realidad los reedita con los suyos. Esa ha sido una constante en su liderazgo de Gobierno que está desprestigiado. Dentro de poco se sabrá los alcances de la investigación que realiza la síndica procuradora Angelina Valenzuela sobre el caso, pero lo que sí es que esa percepción por servicios profesionales es desproporcionada.