Opinión

Que no sea letra muerta

SINALOA

Por  Opinión Estatal

Por unanimidad, el Congreso del Estado aprobó la iniciativa de la Ley en Materia de Desaparición Forzada de Personas, con lo que se establecen las bases legales para la acción y la protección de las víctimas de ese delito. En realidad, los diputados locales armonizaron la ley local con la de la Ley General en Materia de Desaparición Forzada de Personas que aprobó la Cámara de Diputados. Lo que se puede criticar es que se hizo de manera tardía, porque los diputados federales le dieron luz verde a esa ley que se publicó en el Diario Oficial de la Federación en noviembre del 2017, y apenas hasta ayer en Sinaloa se concretó; o sea, con casi dos años de retraso. Esa irresponsabilidad se le carga a los diputados de la pasada legislatura que desdeñaron a los colectivos ciudadanos que por su propia cuenta buscaban a sus familiares desaparecidos, lo que en algunos casos les llegó a costar la vida. Se espera que con la ley que se acaba de aprobar las víctimas de estos delitos tengan un verdadero apoyo y protección de las autoridades. No es posible que, aunado a vivir en un infierno, estén en la zozobra de sufrir represalias.

Ya era hora de que se diera este avance legislativo, aunque falta que realmente se aplique en los hechos, en la práctica.