Opinión

Regulación de básculas

OPINIÓN ESTATAL

Por  Opinión Estatal

La venta de productos menos del kilo, así como la falta de una calibración adecuada a las básculas de las tiendas al menudeo, como de tortillerías, son las quejas más frecuentes que registra la Procuraduría Federal del Consumidor. 

Con el programa que arranca la Profeco de calibración de básculas se ha detectado que tiendas con ventas de verduras y frutas frescas, así como tortillerías, no cumplen con la venta de kilo por kilo, y en muchas de las ocasiones los gramos son menos, generando una pérdida al consumidor. Todo el comerciante que maneje una báscula, algún tipo de bomba, estacionamientos públicos, tiene que pagar su holograma de calibración 2020 para evitar multas y sanciones, holograma que indica que cumplieron y que las básculas ofrecen el kilo por kilo, sin burlar al consumidor en la petición de su compra.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Con esta certificación se genera al proveedor una mejor imagen y se brinda la certeza y la confianza de un comercio que respeta al consumidor en todo momento.

El hecho de mostrar el holograma de la Profeco genera más confianza a los clientes, porque indica que su báscula ya fue calibrada y que sus kilos son de kilo. De ahí la importancia también que el mismo comerciante no espere la visita, sino que sea quien promueva la calibración.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo