Opinión

Retroceso en puerta

SINALOA

Por  Opinión Estatal

La intención de la fracción de Morena de cobrar la tenencia generalizada y que ese recurso se vaya a la federación se perfila como un retroceso para el federalismo mexicano en caso de volverse una realidad, pues, con esa medida, en lugar de fortalecer financieramente a los municipios y a los estados, les estarían quitando su poder de autonomía y de toma de decisiones. 

De proceder esta iniciativa de que el Gobierno federal se haga cargo del cobro de la tenencia, algunos estados se verían afectados, pues contarían con menos recursos, pero lo más delicado es que Morena estaría cayendo en contradicciones, pues durante toda la campaña de Andrés Manuel López Obrador aseguró que ya no habría más impuestos para los mexicanos. 

Es una realidad que las políticas económicas de este Gobierno han sido erróneas y la excesiva austeridad implementada tampoco ha sido la fórmula para captar más ingresos, es por ello que esta decisión de federalizar el cobro de la tenencia pareciera ser la tabla de salvación a la que se apuesta para mejorar las finanzas de la presente Administración. 

Si realmente el Gobierno de López Obrador busca impulsar el federalismo, debe permitir que el pago de este impuesto quede a consideración de las Administraciones estatales, ya que las necesidades en cada entidad son diferentes; pues, en caso de concretarlo, provocarían una distorsión entre los ciudadanos, quienes están con la idea de que ya no pagarán nuevos impuestos, pues ese fue el lema de la Cuarta Transformación, aunque ahora parece que están titubeantes al respecto. Nada saludable resultará el debilitamiento de la armonía y del pacto federal, pues al vulnerar la autonomía de los municipios y la soberanía de los estados, se caería en el retroceso que se prometió jamás ocurriría.