Opinión

Una exigencia más del sector de la salud

OPINIÓN ESTATAL

Por  Opinión Estatal

Triste situación han vivido médicos, enfermeras, intendentes y personal administrativo. Desde hace cuatro meses, que inició la pandemia del COVID-19 en Sinaloa, recibieron la promesa de que recibirían un bono por parte del Gobierno federal, que a la fecha no se hace realidad.

El personal que se ha entregado a las labores de atención y prevención del COVID-19  ha arriesgado su propia salud y la de sus familias atendiendo, como su profesión y ética dicta, a todos los enfermos de coronavirus, e incluso muchos se han contagiado y otros han perdido la vida.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Lastimosamente, además de que a muchos no les han cumplido con la entrega de dicho bono, han tenido que estar comprando su propio equipo de protección debido a que las autoridades no les han dado el suficiente.

Según los propios trabajadores, los cubrebocas, caretas, gel antibacterial, guantes y hasta los overoles que utilizan para su protección han tenido que ser costeados por ellos mismos, al no ver respuesta a dichas necesidades por parte de las autoridades.

Los médicos que están haciendo frente a la pandemia son, en su mayoría, de confianza y temen levantar la voz por el riesgo a perder su empleo, por lo que esta situación se vuelve más que urgente en cuanto a la necesidad de que se les cumplan cuando menos las garantías de protección y la promesa del bono que se les prometió, que en muchos casos no se les ha cumplido.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo