Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Opinión callada

GUASAVE

Si los priistas guasavenses tuvieran oportunidad de opinar ante sus respectivas cúpulas y "hacedores" de candidatos a puestos de elección popular, dirían que aún es tiempo de recomponer lo que en asuntos electorales pudiera llevarlos a un potencial fracaso en las urnas.

Es más, se atreverían incluso a urgirlos a que, políticamente noqueados como localmente se percibe están los partidos contrarios al PAN, con una buena estrategia, talento y sentido común, podrían levantarse de la lona, porque a Guasave conviene una oposición fuerte y competitiva.

Es obvio que a esas instituciones, pero principalmente al PRI, le falló la dosis de acción política suficiente para mantener la conexión de sus proyectos al ánimo, no sólo de su militancia, sino específicamente al social, de ahí su histórica derrota.

Y lo anterior no únicamente lo dicen los priistas, también hay sondeos de opinión serios que revelan de forma clara que cuando al encuestado se le pregunta ¿por qué partido votaría? en la respuesta el PRI en la tendencia del sufragio adelanta al propio PAN que está en el poder.

Sin embargo, en esas mismas consultas los resultados para los tricolores no le son muy favorables, cuando el ciudadano conoce y se entera del abanico de figuras políticas que le son ofertadas, reduciéndose sensiblemente el porcentaje que por ellos votaría al momento de las elecciones.

A "vuelo de pájaro" pudiera decirse que dentro de esa circunstancia las respuestas de los consultados son contradictorias, pero analizadas a fondo es fácil advinar la explicación a lo que parece ser un contrasentido.

No hay tal. Lo que pasa es que el sentir del electorado o al menos una buena parte, le agradaría la idea de que el PRI regrese al ejercicio del poder público en Guasave, pero a la vez, rechaza que sea cualquiera o alguien que no le llene el ojo.

De ahí precisamente se desprende la aparente incongruencia de las respuestas de los encuestados, que no obstante manifestar estar dispuestos a votar por el PRI, por otro al conocer quién o quiénes son los aspirantes, su preferencia la cambian.

El ejemplo más evidente los priistas deben tenerlo en el reciente proceso por la alcaldía, que un amplio y mayoritario segmento poblacional simpatizante del PRI se volcó a favor del candidato del PAN, hoy alcalde, cuando en ninguna de las elecciones ya por la presidencia ya por la diputación federal anteriores en las que se abstuvo de contender Armando Leyson, los blanquiazules sólo hicieron el ridículo.

En esta ocasión, cuando en el PRI está por llegar el proceso interno para la nominación de su candidato a diputado federal, si el PRI se esfuerza en encontrar un personaje con suficiente popularidad, arraigo y personalidad para lanzarlo a la competición en el 2015, podría tener la oportunidad de conservar la curul en el Congreso de la Unión.

Por cierto.- Esta semana, el diputado local, Ramón Barajas, iniciaría una gira en el Distrito electoral que representa, con el propósito de recoger planteamientos y gestionar soluciones para algunos poblados del sector rural.

Al menos es lo que trascendió a través de uno de sus principales activistas, Manuel Zambada, que a saber realiza los preparativos de la agenda.

Hablando de la CNC, Rosendo Camacho confió que estaría dispuesto a entrarle, si lo llama el PRI a la candidatura de la diputación federal.