Opinión

Otilio Montaño

Por: Marco Antonio Berrelleza

Otilio Montaño nació en Villa de Ayala, Morelos, el 13 de diciembre de 1877. Tras realizar sus estudios en Cuautla, fue profesor en las escuelas de Tepalcingo y de Jonacatepc y director de la escuela de Villa de Ayala. En marzo de 1911 se unió al movimiento maderista encabezado por Pablo Torrens y Emiliano Zapata, operando en la zona central del estado de Morelos. Al romper Zapata con Madero, Montaño continuó fiel a la causa del Caudillo del Sur. Por órdenes de Zapata redactó el Plan de Ayala.

Montaño fue miembro de la Junta Revolucionaria del centro y del sur de la República, que en abril de 1913 se reunió para reorganizar el alto mando zapatista. En 1914 es designado por Zapata para que lo representara en la Convención de Aguascalientes, pero no asistió por motivos de salud. Sin embargo, en diciembre de ese año acompaña a Zapata a su primera entrevista con el general Francisco Villa, en Xochimilco. En esa ocasión, pronunció el discurso de bienvenida.

Sin embargo, en 1917 debido al rechazo de que era objeto por parte de los zapatistas Manuel Palafox y Antonio Díaz Soto y Gama, se refugió en Buenavista de Cuéllar, población en la que se encontraban zapatistas fugitivos que pedían el reconocimiento de Carranza. Al estallar ahí una revuelta es acusado de ser el promotor intelectual. Condenado por los zapatistas, fue pasado por las armas el 18 de mayo de 1917.