Opinión

Otro 'gallo' para la asociación

MI PUNTO DE VISTA
Avatar del

Por: Luis Alfonso Félix

Surgió otro 'gallo' para la Asociación Estatal de Beisbol, con los suficientes espolones como para no enfrentarlo tan a la ligera y mucho menos minimizarlo. El expresidente de la Liga Japac clase Abierta, Manuel García Montoya, ha levantado la mano, y quiere ser el revulsivo que levante a este enfermo con muchos años en cama.

Las pretensiones de García Montoya tal vez no sean del dominio público todavía, pero al menos ya las externó a sus más allegados y ha empezado a trabajar para convertirse en el sustituto de Willy Ibarra.

Con el hombre que le dio vida al circuito semiprofesional más importante de la capital sinaloense en la brega, posiblemente ya surgieron algunos obstáculos en esa carrera libre que parecía tener otro gran impulsor de "El Rey de los Deportes", Fernando "Güero" Hernández, quien desde antes que cepillaran a Ibarra andaba más en campaña que aquellos personajes con cargos públicos importantes, que piensan más en las próximas elecciones que en el trabajo mismo.

La confrontación Manuel García-"Güero" Hernández sería un choque entre dos colosos del cuadrilátero, hablando boxísticamente, por el poder, carrera, conocimiento del medio y la fama que ambos tienen.

Fernando parecía moverse en caballo de hacienda todavía hasta antes de este predestape del exdirector de la Junta de Agua Potable y Alcantarillado de Culiacán. Hernández, sin embargo, tiene argumentos suficientes que podrían llevarlo a la presidencia de la asociación.

Carreras. Manuel tiene a su favor haberle dado vida a un circuito que comenzó en los extintos campos de Las Bombas, allá por el rumbo de Tierra Blanca, y que con el paso del tiempo la convirtió en una de las tres más importantes de todo Sinaloa.

Pero el extraordinario manejo para conservar un circuito que lastimosamente los equipos se encargaron de que perdiera su esencia amateur, le ha valido para ganarse el respeto y también el cariño de quienes practican este pasatiempo.

Bajo su administración también surgió aquella Liga de Veteranos que más tarde se fue partiendo en divisiones, en la medida como fueron sumando años quienes la iniciaron y que ahora se divierten entre los 60 y mayores.

A Manuel, sin embargo, podría no alcanzarle el historial, la admiración y ese respeto del que apuntamos.

Hernández tiene a su favor el haberle dado continuidad a aquel proyecto que nació como una simple diversión y pasatiempo llamado Torneo de Irvine y el Japan Boys, dos patentes etiquetadas en Amadeo Zazueta de quien podríamos decir ha sido el tutor del "Güero" y quien le inculcó todo el conocimiento que ahora Fernando demuestra.

Criticado por seudoperiodistas que lo señalan de vivir del erario, y de sacarle bastante provecho a las aportaciones económicas que con lujo de facilidad suele gestionar para los viajes a Irvine y el Japan Boys, Hernández se ganó el respeto de dirigentes del deporte, y principalmente del beisbol, en aquellos municipios a los que ha sumado en la caravana que año tras año ha hecho más larga que la cola de un político.

Y si el hombre tiene y siente el respaldo de los presidentes de esos comités municipales, podría estar del otro lado.

Pero, ¡aguas!, que al parecer, uno de sus principales aliados parece haberse bajado de su barco, Manuel de los Ríos, quien al conocer las pretensiones de García Montoya, giró el timón para dirigirse a terrenos del ahora opositor de Fernando. Y ¡más aguas! De los Ríos tiene mucho control, presencia y poder en varios municipios, porque gracias a él –dicen- todos los dirigentes de comités municipales levantaban la mano para mantener a Ibarra.

--

Ayer Dios me permitió escribir estas líneas; hoy sólo ÉL sabe si podré hacerlo de nuevo.