Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

PAN: el que gana, gana todo

Las reglas internas del PAN disponen que quien gane una contienda para la dirigencia nacional, tiene derecho a quedarse con todo el botín, y compartirlo con sus contendientes responde a su exclusiva voluntad.

De ahí que Gustavo Madero se haya quedado con la mayoría de los cargos que le corresponde proponer, como presidente del partido, en la Comisión Política, principal órgano en la toma de decisiones del partido, y de donde surgirán también las candidaturas y la lista de diputados de proporcionalidad. Ernesto Cordero esperaba que Madero, pese a la atribución que le dan los estatutos del partido, hubiera tenido sensibilidad política de proponer gente de su grupo en una proporción cercana al 40 %, más o menos lo que obtuvo Cordero de votación. De 40 asientos en disputa, a los corderistas les tocó solamente dos (5 % del total).

El PAN, que se precia de ser un partido democrático, tiene esta regla que en sí misma no es muy democrática que digamos. Justo la democracia, como sistema político, en general se distingue porque el ganador no se queda con todo lo que está en disputa, y no todo el tiempo. No se trata sólo de una norma que atiende a la justicia como valor esencial, sino que tiene una racionalidad para que quien resulte derrotado tenga menos incentivos a desconocer los resultados o a buscar una opción extra-institucional para llegar al poder, o desde la oposición mine en lo que pueda las reglas de acceso al poder. De ahí que una de las reglas de la democracia electoral consista en que quien gana no gana por tiempo indefinido, sino que el poder se pondrá de nuevo en juego pasado un tiempo. Y también dispone que distintos cargos en la estructura del poder (legisladores, alcaldías, gobernadores) se jueguen por separado, de modo que el partido que resulte perdedor en la contienda por la jefatura de gobierno pueda alcanzar otras posiciones, y de esa forma tendrá más estímulos para sostener al régimen vigente, en lugar de irse contra él (es lo que hizo que el PRD frenara de alguna forma a Andrés Manuel López Obrador en el desconocimiento de sus derrotas, aunque por eso mismo el tabasqueño se fue con sus canicas).

También de esa idea surgió la fórmula de proporcionalidad en el reparto de curules; en los sistemas de mayoría pura (que son los más antiguos) ocurre que el partido vencedor se queda con una proporción de curules mayor que la votación que obtuvo en las urnas, en detrimento de los demás partidos. La proporcionalidad lo que busca es equiparar, en lo posible, el porcentaje de votos conseguido por cada partido con el porcentaje de curules que le tocan en la cámara legislativa. Esa fórmula deja más satisfechos a los participantes en general, y genera mejor representación de la ciudadanía.

También los expertos señalan en que el régimen presidencialista es un tanto menos democrático que los sistemas parlamentarios, pues en el primero quien gana en la contienda por la jefatura de gobierno, así sea por una votación de mayoría relativa (es decir, minoritaria), tiene derecho a quedarse con todos los cargos del Ejecutivo nacional. En cambio, en los sistemas parlamentarios, cuando un partido no gana por sí mismo una mayoría absoluta de los escaños en la cámara baja, debe buscar una coalición con otro(s) partido(s), lo que obliga a compartir los cargos del gabinete gubernamental. En esa medida, quien gana no gana todo. Y de ello derivan los estudiosos en buena parte la mayor probabilidad de estabilidad del régimen en los sistemas parlamentarios que en el presidencial.

El hecho de que en el PAN el ganador de la dirigencia nacional tenga derecho a quedarse con todos los puestos que le corresponden como presidente del partido, sin que tenga que compartirlos con la oposición interna, más allá de que sea un principio menos democrático, complicará el proceso de conciliación y el cierre de cicatrices, reduciendo la posibilidad del partido de mejorar su desempeño en los comicios del año que viene. Aunque dicen los maderistas que la inclusión se dará con las candidaturas. Habrá que ver.

[email protected]