Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

PREPONDERANTES

JAQUE MATE

"La competencia es una motivación ruda pero efectiva."

Toba Beta

En un principio parecería una indebida intervención del Estado en la actividad empresarial. ¿Por qué si una empresa privada invierte en infraestructura tiene que compartirla con sus competidores? ¿Por qué debe una firma de televisión abstenerse de buscar exclusivas de gran público como la Copa del Mundo o la final de la Liguilla?

La razón, nos dice la nueva legislación en telecomunicaciones, es que se trata de "agentes económicos preponderantes" que tienen "una participación nacional mayor al 50 por ciento" por usuarios, suscriptores, audiencia, tráfico en redes o capacidad en estas mismas redes. Esta condición permite al Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) imponerles reglas asimétricas, distintas a las que se aplican a otras empresas. Es tan claro que requerir obligaciones distintas a empresas en una misma actividad es una violación al principio de igualdad ante la ley, que la nueva legislación señala que el trato asimétrico desaparecerá cuando "existan condiciones de competencia efectiva en el mercado".

El IFT ha declarado como agentes preponderantes a Grupo Carso en telecomunicaciones (telefonía, telefonía inalámbrica, internet) y a Grupo Televisa en televisión abierta. Los dos serán así sometidos a regulación asimétrica. Tendrán que compartir su infraestructura con competidores. Telmex deberá, por ejemplo, permitir que Cablevisión utilice sus conexiones a los hogares para proporcionar servicio de internet. Telcel deberá permitir que Telefónica Movistar, Iusacell o Nextel utilicen sus antenas transmisoras. No podrá (y esto es crucial) cobrar a sus rivales más que a sus clientes.

Televisa tendrá que aceptar que las nuevas cadenas de televisión digital utilicen sus torres de transmisión y no podrá contratar exclusivas de gran público. TV Azteca (empresa con la que colaboro) no ha sido afectada ya que tiene el 30 por ciento del mercado de televisión abierta.

A pesar de que el Congreso no ha podido emitir la legislación secundaria, el IFT ha cumplido con el mandato constitucional de declarar a los agentes preponderantes antes de los 180 días naturales de su constitución. Las empresas preponderantes tendrán que ajustar sus operaciones aun sin la legislación secundaria. Si bien podrán buscar amparos, no tendrán derecho a suspensiones.

Quizá la mayor sorpresa es que el IFT no declaró a Grupo Televisa predominante en televisión de paga a pesar de ser propietaria de Sky, la primera empresa en televisión vía satélite, y de Cablevisión y Cablemás, la primera y la segunda de televisión por cable. No ha habido explicación acerca de esta decisión a pesar de que la información disponible sugiere que Televisa sí rebasa el 50 por ciento del mercado nacional en este campo.

La ley no limita la declaración de agente preponderante por la historia sobre cómo se logró esta posición. Esto puede ser injusto porque se permite castigar a una empresa por el simple hecho de haber sido mejor que sus rivales. Sin embargo, ni Grupo Carso ni Televisa lograron su predominio a través de un crecimiento natural en un mercado competido. Grupo Carso adquirió Teléfonos de México (Telmex) en 1991 con un monopolio sobre el servicio telefónico. Telcel (América Móvil) no lo tenía, pero contó con ventajas por su relación con Telmex. Televisa obtuvo la enorme mayoría de sus concesiones de televisión abierta de manera gratuita.

La transformación de los mercados de telecomunicaciones y televisión sigue adelante aun en la ausencia de la legislación secundaria. El propósito es aumentar la competencia. La definición de los agentes económicos preponderantes era una de las medidas más importantes. El IFT ha cumplido con el primer paso que le marcaban las nuevas reglas constitucionales.

CENSURA EN EDOMEX

El gobernador Eruviel Ávila del Estado de México ha cancelado el Hell & Heaven Metal Fest en Texcoco por supuestas razones de seguridad, a pesar de que en el mismo lugar se lleva a cabo la Feria del Caballo sin ningún problema. Parece un simple acto de censura por el tipo de música.