Opinión

Pacto por el presupuesto

OJO INDISCRETO

Por  Tomás Chávez

Congreso del estado de Sinaloa.(EL DEBATE)

Congreso del estado de Sinaloa. | EL DEBATE

Después de intensas negociaciones en las que intervinieron actores del gobierno federal, del gobierno del estado y los líderes de las bancadas del Congreso, se logró el sábado por la noche y el domingo concretar el pacto para aprobar ya el presupuesto con reasignaciones intermedias de 800 millones 763 mil pesos. “No hay vencidos ni vencedores, el pueblo es el que sale ganando”, es el mensaje que envían los colaboradores del gobernador Quirino Ordaz.

Trascendió, desde antes que se concretara el acuerdo, que Quirino recurrió incluso al presidente Andrés Manuel López Obrador para sentar a la mesa de las negociaciones al ala dura de los legisladores de Morena encabezados por Graciela Domínguez, que como inicialmente no les hicieron caso a las recomendaciones del delegado federal Jaime Montes, tuvo que entrar como intermediario el senador Rubén Rocha.

Al final las reasignaciones quedaron en una cifra intermedia, ni los 400 millones de pesos que inicialmente proponía el Gobierno del Estado, pero tampoco los mil 663 de los morenistas. Al final los más beneficiados con las resignaciones son los trabajadores de salud, a los que se destinarán 200 millones de pesos para mejoras salariales; los maestros jubilados que se llevan 132 millones para homologación de aguinaldos, y los burócratas con 20 millones para el fondo de vivienda.

Directo el gobernador Quirino; el secretario de Gobierno, Gonzalo Gómez, y el de Finanzas, Carlos Ortega, tuvieron que tomar el toro por los cuernos y encabezar las negociaciones ante el fracaso de la mermada bancada priista y de los panistas que los apoyaban. No era para menos, solo así se logró conjurar el riesgo de paralización del gobierno. Ahora la aprobación formal del presupuesto, para la que se necesita la votación de las dos terceras partes de los diputados, solo es cuestión de trámite.

Popurrí. Por la irrisoria votación que tuvieron en la pasada elección federal perdieron el registro el PES y el Panal; sin embargo, a pesar de que el pueblo de México considera que son muchos los partidos políticos que existen y que se han convertido en negocios familiares o de algunos grupos de interés, ahora surge la amenaza de Felipe Calderón y Margarita Zavala, y de los parientes cercanos de Elba Esther Gordillo, de crear dos nuevos partidos para seguir medrando del presupuesto del gobierno. Ya hicieron las solicitudes ante el INE.

ACTIVISMO. Aparte de reducir a su mínima expresión el financiamiento a partidos políticos, para que dejen de ser negocios, también se debe legislar para congelar, al menos por un tiempo la creación de otros nuevos que solo vienen a intentar confundir a la población con sus falsos profetas.

La exdiputada priista Fernanda Rivera, por un lado, y Ernesto García, por otro, son los que más han hecho labor social en las sindicaturas y las colonias populares, y de seguro este trabajo y la inversión que realizan les podrá rendir dividendos en la próxima elección de síndicos municipales y después en las contiendas por la alcaldía, la gubernatura y las diputaciones locales y federales en el 2021.