Opinión

Padres

Por: Marcos Miranda Gil

La palabra padre viene del latín pater que significa jefe de familia, patrono, defensor o protector. De ahí se derivan también patriarca o padrino e incluso patria o patriota. Biológicamente padre es aquel ser vivo de sexo masculino que tiene descendencia directa como es el caso del humano. La palabra, el símbolo y el rol de padre en el campo cultural es lo que más cambios ha sufrido a lo largo de los siglos, sobre todo en América Latina y en nuestro país.

Revisar la figura, influencia o significado del padre en su conjunto es tarea de especialistas por lo que solo me referiré a la importancia del papel del padre en la formación de los hijos aun cuando como maestro reconozca de entrada el riesgo de estar equivocado. Hay una obviedad que quiero destacar… un hijo con padre a su lado o con la certeza de tener padre es radicalmente distinto a quien carece de ello.

Un varón sin hijos es también un ser totalmente diferente a quien sí tiene el gozo de la paternidad. De buenas a primeras podemos entonces concluir que ser padre y tener un padre son privilegios que en muchas ocasiones no se valoran lo suficiente por los que disfrutan de ello porque nos extraviamos en la selva de la pequeñez. Celebrar el Día del Padre, como debe ser, es una de las asignaturas pendientes en la cultura cívico familiar nuestra. Quizá el pertenecer a una sociedad más materno dependiente provoque lo anterior. Dentro de cinco días viene un nuevo Día del Padre… ojalá este sea distinto.