Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Palacio por consigna

LOS MOCHIS

El Cabildo de Ahome aprobó ayer por unanimidad la construcción de un nuevo Palacio Municipal a 8 kilómetros de la ciudad pese al rechazo con argumentos de peso del Instituto Municipal de Planeación y de amplios sectores de la sociedad ahomense. Por la celeridad que le dieron al tema, ya que en tan sólo dos días ejecutaron la consigna, se demuestra que cuando existen intereses de por medio, sobre todo económicos, la sociedad civil sale sobrando y las normatividades institucionales se convierten en letra muerta.

Lo anterior porque ni siquiera los regidores de oposición se dignaron en revisar lo que planteó el presidente del Implan, Francisco Galaz, que les alertó de que el proyecto planteado no cumple con la política del gobierno federal decretada por el presidente Enrique Peña Nieto de compactar y densificar las ciudadaes hacia el interior y no hacia afuera, como lo pretenden hacer, ya que el nuevo Palacio Municipal lo construirán a 8 kilómetros de la ciudad, en el ejido 9 de Diciembre.

Ni escucharon las voces en contra de los líderes de de los organismos intermedios mucho menos de los ahomenses de a pie. Vale aclarar que ninguno de estos se opone a la construcción de un nuevo edificio, lo que rechazan es su ubicación. Incluso, ni siquieran cuestionan el financiamiento con el que se va a hacer y que es deuda para el Ayuntamiento, lo que algunos se opusieron, como la hoy regidora priista Nora Arellano, cuando el exalcalde panista Zenén Xóchihua quiso sacar adelante un crédito de 200 millones de pesos para drenaje pluvial.

De los regidores priistas se entiende porque están acostumbrados a la línea, a agacharse, pero los regidores de oposición no dejan de sorprender. ¿O qué les dieron?. Así, la actitud de los regidores panistas Irma Cota Soto, José Antonio Gutiérrez Romám y Rosario Buelna, es cuestionable. Ni se diga de los del PAS, Eduardo Soto y Patricia Ramos. Con esto, el alcalde Arturo Duarte García y los regidores, quienes juegan el papel de paleros, iniciaron su carrera del descrédito social, aunque es lo que menos les importa.