Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

¿Pan para hoy, hambre para mañana?

POLITEIA

Hace algunas semanas advertí que una resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación favorable a la demanda de los jubilados de la UAS, podría ser pan para hoy y hambre para mañana, pues pondría en riesgo la pervivencia del fideicomiso que garantiza la continuidad de la jubilación dinámica, y que todo ello debía obligar a jubilados, trabajadores en activo y autoridades a encontrar las convergencias necesarias para pensar y construir un instrumento con un mayor horizonte temporal.

La situación no es nada fácil, sobre todo si entendemos que en el caso hay posiciones endurecidas que dificultan la consecución de acuerdos. Habrá quienes demanden la devolución inmediata de los descuentos retenidos, y quienes desde en frente, busquen darle largas a la decisión de la Corte que es inatacable, pero a la que seguramente se le buscarán algunos vericuetos que permitan retrasar su ejecución. Estas posiciones extremas son las que hay que neutralizar para encaminarse hacia una solución.

Una de las voces equilibradas que se han escuchado es la que representa un grupo de jubilados, varios de ellos dirigentes del movimiento universitario y académicos de prestigio, preocupados por preservar la prestación sin que ello signifique menoscabo de las finanzas de la institución, y que ésta pueda seguir cumpliendo con sus funciones sustantivas. Si tal es el espíritu que habrá de imperar en el futuro inmediato, diría que son buenas las perspectivas de llegar a una resolución responsable y compartida.

De ahí, la necesidad de revisar el fideicomiso y todo lo relacionado con la jubilación dinámica, realizar un nuevo estudio actuarial, abrir el comité técnico del fideicomiso, asegurar la participación del Estado en las aportaciones, incluso alentada por organismos internacionales como una solución a largo plazo de los problemas estructurales que hoy enfrentan los sistemas de pensiones. Pero creo que falta hacer explícito algo fundamental: la generosidad de los jubilados y la solidaridad con la propia Universidad.

Y esta corriente de generosidad y solidaridad empieza ya a expresarse en los distintos campus de la universidad. Hay jubilados –entre los demandantes ganadores y entre muchos de los más de dos mil quinientos jubilados que no demandaron--, que han expresado su disposición a que esos recursos del fideicomiso que la UAS está obligada a reembolsar, sigan formando parte de ese instrumento, con lo que contribuirán a garantizar la continuidad de la jubilación dinámica.

Pero no sólo eso. Además de la sobrevivencia del fideicomiso, este gesto de solidaridad con una institución que es mucho más que un centro de trabajo, conferiría al sector de los jubilados una autoridad moral incontestable, y abriría un horizonte de mayor certidumbre para muchos que están ya en el recodo de su vida académica. Dicho de otro modo: sería la máxima expresión de solidaridad intergeneracional en sentido inverso: protagonizada por los que ya cumplieron para asegurar el futuro de los que están activos.

México.- ¡Vamos por todo! (Creo que fue una consigna política desafortunada). La Selección ya dio la de cal, ojalá no venga la de arena. Excelente triunfo, bien trabajado, para preparar con más confianza el choque con Brasil. A España, campeón del mundo, sí que le fue como en feria contra Holanda: 5-1.

[email protected]