Selecciona tu región
Opinión

Covid-19 y regreso a clases

DESDE LAS CALLES DE CULIACÁN

Por Paola Gárate

-

Declararon en Palacio Nacional que no existen riesgos por contagios de covid-19 para el regreso a clases presenciales en menos de un mes. Así es, usted ha leído bien. El presidente Andrés Manuel López Obrador informó hace 10 días que las entidades federativas deberán apegarse al calendario oficial de la Secretaría de Educación Pública, asegurando que está comprobado que la pandemia no afecta a menores. Hagamos un repaso y hablemos de Sinaloa.

Es verdad que todavía en septiembre del año pasado, la Organización Mundial de la Salud aseguraba que los casos de covid-19 en niños pasaban inadvertidos por presentar cuadros clínicos muy leves, por lo que las medidas de restricción en temas de educación fueron para proteger a la comunidad estudiantil adulta y madres y padres de familia. 

El acelerado aumento de contagios continuó obligando a los gobiernos a postergar el regreso a clases de forma presencial en México; mientras que, en otros países donde poco a poco se iba controlando apegado a los procesos de vacunación, las decisiones de retomar las estrategias educativas se observaban más cercanas. 

La idea de regreso a las aulas paulatinamente y con medidas estrictas de higiene en su momento se consideraba una alternativa congruente y segura cuando se comprobaba que el virus era poco agresivo con los niños y niñas y que los que se mantenía con mayor riesgo, es decir, las y los docentes ya habían recibido sus dosis correspondientes de vacuna.

Sin embargo, eso cambió desde hace unas semanas cuando los reportes de las autoridades reflejaban fuertes afectaciones de la nueva cepa de covid-19 para niñas, niños y jóvenes. Hace 6 días en Sinaloa se informó que ya había fallecido 17 menores de edad, entre ellos un niño de 1 año, otro de 10 en Culiacán y en Mochis uno de 14. En el mismo informe, nuestro secretario de Salud, Dr. Efrén Encinas, declaró el cambio del semáforo epidemiológico, actualmente somos el único estado en color rojo de todo el país.

Ante esta alarmante situación, sería conveniente cuestionar al presidente AMLO su manera tan genérica de tomar decisiones tan importantes para la salud de la población y en este caso, aún más preocupante para las y los sinaloenses. Además de asegurar que existen condiciones positivas para la estrategia de regreso a clases, habla de un plan para mejorar las escuelas, mismo que no se ha visto ni una pizca en Sinaloa. Las escuelas han sido saqueadas y vandalizadas durante meses y aún no existe presupuesto asignado ni programas para su rehabilitación. 

No podemos negar que el riesgo está presente, tanto para niños y niñas, jóvenes y personas adultas, aunque estén vacunadas. Es necesario que los tres órganos de gobierno lleguen a acuerdos tomando en cuenta las recomendaciones de expertos y expertas en el tema. Estas decisiones deben tomarlas en favor de las y los conocedores, no de la política.

Las palabras en el Poder Ejecutivo solo están volando, como siempre, pero esta vez está en juego la salud de nuestros niños y niñas; y ¿a qué costo? o ¿bajo los intereses de quién? Se los dejo de tarea, mi gente.

Síguenos en