Opinión

Elección manchada en Sinaloa

DESDE LAS CALLES DE CULIACÁN

Por  Paola Gárate

El pasado domingo, las y los sinaloenses salieron a las calles y depositaron su confianza en la persona que gobernará este estado los próximos seis años, acompañado también del Congreso local, que se pinta de nuevo con mayoría hacia un color. Al igual que el presidente de nuestro país hace tres años, ahora el virtual ganador electo a la gubernatura de Sinaloa tiene todas las herramientas y la gran oportunidad de cumplirle al pueblo sinaloense sus propuestas de campaña y de gobernar para todos sin distinción alguna, sin rasgos de autoritarismo y con una nueva forma de gobernar, como lo ha manifestado en varias ocasiones. 

Según los resultados preliminares del Instituto Estatal Electoral de Sinaloa, se registró una participación ciudadana del 49.5 por ciento, lo cual es un alto porcentaje en comparación con procesos electorales anteriores. Reconozco a la ciudadanía que tomó una decisión y la manifestó en las urnas, que asistió de forma responsable a emitir su voto por quienes gobernarán el estado y sus 18 municipios y nos representarán en el Congreso del Estado, felicito a cada uno de los electores por su valentía, porque, a pesar de sentirse un ambiente crudo en la jornada electoral, salió rumbo a las casillas a pintar su pulgar y defender su decisión.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Ese pesado ambiente al que me refiero no es más que, de nueva cuenta, una expresión de la violencia que se vive día a día en tierras sinaloenses; pero esta ocasión rebasó un límite. El crimen organizado irrumpió cruelmente un proceso electoral, amenazó, sembró miedo, desilusión y desconfianza, ahora tomar una decisión de forma libre y secreta es inseguro y participar en este proceso desde dentro, lo es aún más. Desde dos días previos a la jornada electoral se presentaron sucesos violentos que llegaron hasta la privación de la libertad de figuras que participan activamente en la política sinaloense, sociedad civil y el gremio empresarial. Es lamentable que, a pesar de la alta participación electoral que reflejó esta elección, pudo ser mejor, porque no podemos negar que estos sucesos mancharon la elección en Sinaloa y, una vez más, como sociedad debemos reflexionar si este es el lugar en el que merecemos vivir, no es así; estas acciones no definen al sinaloense. 

Ya basta, no podemos permitir que Sinaloa tenga otras órdenes detrás de lo que la mayoría de la sociedad decide. 

En esta ocasión llegará al Ejecutivo y Legislativo una voz apartada a la del electorado. Por mi parte, seguiré cercana a mi gente y trabajando por Sinaloa desde la trinchera en que me encuentre. Gracias, Culiacán.

Síguenos en

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo