Opinión

Parálisis

EDUCACIÓN, HOY
Avatar del

Por: Marcos Miranda Gil

Esperar resultados distintos haciendo lo mismo es asunto de locos. El sentido común, la lógica y todo lo que tiene que ver con el área inteligente del humano siempre nos han regalado la clave... Si quieres mejorar, tienes que ser mejor y hacer mejor lo que haces porque, de lo contrario, permanecerás paralizado o anulado por la circunstancia de tu entorno. Todo esto estuve pensando cuando leí la noticia de algo que intuitivamente todos ya percibimos. El 95 por ciento de los inventos, descubrimientos o innovaciones científico-tecnológicas se realizan en países no latinoamericanos. Desde hace siglos, la educación en América Latina y, por supuesto, en México, ha dependido de sus hermanos mayores europeos, y en particular de los avances y la cultura de los países que, por suerte o por desgracia, han estado vinculados a su idiosincrasia. España, Francia y Estados Unidos en particular han influido categóricamente en la aprehensión de conocimientos desde una concepción libresca, repetitiva y circular, pues, hasta la fecha, no se ha logrado despuntar en la formación de verdaderos centros de adiestramiento innovador capaces de promover líderes en las áreas del pensamiento científico sistematizado. Por lo general, nuestras escuelas, salvo excepciones, no cultivan la creatividad ni el ingenio natural de los alumnos porque sus maestros tampoco han sido encausados en esa ruta. Pareciera que el fantasma de la dependencia económica incide hasta el inconsciente de los colegios y se evita el cultivo del pensamiento autónomo o el razonamiento sostenido. En las escuelas no hay tiempo para pensar en algo diferente, pues los planes y programas pesan tanto, que es prácticamente imposible lograr la aparición de una buena idea o seguir una iniciativa de alto nivel en el terreno de la ciencia o la tecnología. Seguiremos copiando, a veces ni siquiera bien, los modelos extranjeros, mientras no nos cansemos de seguir haciendo locuras.

mirandagil55@hotmail.com