Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Participación social

DESDE LA CONFRATERNIDAD

"Cuando un hombre planta árboles bajo los cuales sabe muy bien que nunca se sentará, ha empezado a descubrir el significado de la vida" (Elton Trueblood). Corría el año de 1957, los socios del Club Rotario habían finalizado la sesión correspondiente y departían sobre diversos aspectos de la vida cotidiana antes de retirarse a sus respectivos hogares. Al calor de la plática surge el malestar de algunos socios por la pérdida de tiempo y recursos que requería el trámite de variados asuntos en la cabecera municipal Mocorito, comentándose lo diferente que fuera esta situación si Guamúchil se separara del municipio al que pertenecía como sindicatura desde 1920. No se terminaba de enfriar esta sugerencia, que en principio fue unánimemente aceptada, cuando se propone revisar todos los aspectos legales, técnicos y económicos que el proyecto implicaba y realizar una campaña formal para lograr la independencia municipal. Con la aprobación de todo el pueblo, obtenida en una magna asamblea celebrada en el estadio municipal, se crea el Comité Pro Municipalización de Guamúchil, presidido por el Lic. Roberto Macías Fernández. Transcurridos cinco años de arduo trabajo, manifestaciones, trámites y visitas a la capital del estado, se obtiene el decreto correspondiente, que convierte a la sindicatura de Guamúchil, después de 42 años de mantener ese rango adscrita al municipio de Mocorito, en el municipio número 17 del estado de Sinaloa, designándose al Sr. Alberto Vega Chávez como presidente del H. Ayuntamiento Constituyente del Municipio de Salvador Alvarado. De 1963 a la fecha ha habido 19 presidentes municipales, de los cuales tres han salido de las filas del Partido Acción Nacional y el resto del Partido Revolucionario Institucional. En una primera etapa las administraciones municipales trabajaron muy de la mano con las organizaciones sociales existentes y cuya participación en diversas actividades fueron importantes. Sin embargo, sin detectarse una fecha o época definida, el distanciamiento entre las partes se hizo cada día más evidente, hasta llegar hoy a la presencia de un real divorcio. Quién no recuerda la activa participación del Club de Leones en el mantenimiento de escuelas y operaciones de la vista; la pujante presencia de la Cámara Junior en campañas de arborización; el entusiasmo y entrega en acciones en bien de la comunidad de los clubes Rotario y 20-30. Las jornadas culturales, deportivas, de juguetes a niños pobres que llevaba a cabo la Asociación de Profesionistas de Guamúchil con sus tres secciones en Guamúchil, Culiacán y la Ciudad de México; el humor, la picardía y trabajo permanente del Club del Costal, creador indiscutible del carnaval. La promoción del deporte, principalmente del beisbol, del Club de Veteranos. Autoridades y clubes de servicio sin distingo de colores mantenían una estrecha colaboración para el desarrollo de la población. Hoy, varios de estos clubes y asociaciones han desaparecido y los que no, permanecen prácticamente inactivos, desperdiciándose un alto potencial de participación social, impartición de conferencias, realización de eventos deportivos, promoción de valores, de apoyo a la comunidad, y lo que es más importante, de ejemplo para los jóvenes y niños sobre el espíritu de servicio y solidaridad entre los guamuchilenses. No olvidemos que Guamúchil creció gracias al espíritu de colaboración y de superación de sus habitantes. La Iglesia católica fue promovida y construida por un grupo de distinguidos guamuchilenses; la escuela secundaria y la escuela preparatoria surgieron de la iniciativa y el trabajo de numerosos padres preocupados por la educación de sus hijos; el estadio municipal ya desaparecido surgió gracias a los amantes del deporte; el reloj público fue donado por dos reconocidos comerciantes, y la obra máxima de los guamuchilenses fue convertir a su pueblo en el municipio 17 del estado de Sinaloa. En resumen, podemos afirmar que los guamuchilenses fueron creando por iniciativa y recursos propios la solución a sus problemas. No desperdiciemos este alto sentido de responsabilidad y de servicio. Abramos un nuevo espacio de acercamiento y de colaboración entre autoridades y agrupaciones sociales que a corto plazo habrá de convertirse en resultados de beneficio colectivo, de armonía, de recuperación de valores, de confianza. El tiempo lo dirá.

reynosar@hotmail.com