Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Pelos

SURREALISMO CRUDO

Así que me dejé crecer el pelo por más de un año y no me corté la barba en otro tanto. Luego llegué al lugar donde verse hippie supone todo un reto visual. Culiacán no es precisamente la ciudad que no conoce hombres peludos (¿han visto la barba de Fernando Brito, fotógrafo de EL DEBATE, a quien mando  un abrazo por haberse estrenado como papá?, es de admirarse); sin embargo, aquí se da una combinación de factores que hacen andar con el cabello largo todo un experimento social. Lo que sigue de no pasar desapercibido, es generar pensamientos en la gente acerca de cómo se ve el melenudo y su reacción ante ello. Es entrar a una farmacia y ver cómo a la cajera se le borra la preocupación de la cara cuando uno le hace saber que sólo va por una recarga. Es ser ese alguien que una muchacha no quisiera encontrarse en un puente a altas horas de la noche  porque es conocido que entre menos va uno a la peluquería, más delincuente se vuelve. Es ir a buscar a una amiga a su trabajo y que le digan "hoy vino Jesucristo a buscarte", como si no supieran que Jesucristo nos busca a todos. Y que al salir a tomar una cerveza, el mesero se refiera como "chicas" a otra amiga y a mí porque tiene que ser una mujer cualquiera que no se deje de pasar tijera. Pero yo tampoco estoy exento de crear juicios. Hace poco me encontré a un tipo de 'rastas' con la mirada pérdida y la pinta de no haber dormido en días. Me vio a los ojos, sonrió y me saludó como si fuéramos viejos conocidos. Entonces imaginé que hace treinta años se encontraba en una fiesta donde también estaba alguien parecido a mí. De pronto el de las 'rastas' quiso ir por unas papitas. Desde esa noche y hasta el día de hoy, este tipo no ha dejado de caminar porque sigue tratando de dar con la tienda o regresar a la fiesta. En el momento en que me vio, supo que ya no puede estar muy lejos de su destino.

[email protected]