Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

"Peras con peras"

LOS MOCHIS

Los sectores de la sociedad civil reprobaron el excesivo gasto en telefonía celular que realiza el gobierno del estado y los ayuntamientos de Sinaloa. La postura de los líderes de las organizaciones empresariales y sociales la externaron al hacerse público el incremento en las erogaciones en ese renglón en la aministración de Mario López Valdez en comparación con la de su antecesor Jesús Aguilar Padilla.

Sólo unos ejemplos: en los tres años la oficina del Ejecutivo estatal (gobernador Malova) gastó 410 mil 760 pesos contra 54 mil pesos de los últimos tres años cuando fue encabezada por Jesús Aguilar.

La Secretaría General de Gobierno en los últimos tres años de Rafael Oceguera Ramos erogó en telefonía celular 394 mil 80 pesos en tanto los tres años con Gerardo Vargas Landeros se gastó 759 mil 600 pesos. Y así por el estilo, dependencia por dependencia. Nadie deja de lado que el teléfono celular es una herramienta de trabajo indispensable en esta época marcada por la tecnología que hace más fácil la tarea empresarial y gubernamental. Sin embargo, habría que revisarse si el uso y gasto es el adecuado para dar mejores resultados a la ciudadanía desde las instituciones públicas estatales. Sin duda, los funcionarios estatales deben de estar bien comunicados, pero eso no les da carta abierta para hacer llamadas sin medida.

El gobernador Mario López Valdez se defendió ayer tratando de desacreditar la información con que no se comparó "peras con peras". Es decir, que la información revelada es de telefonía convencional con la celular, lo que no es así a menos de que los datos los haya proporcionado en forma equivocada el propio gobierno del estado. De hecho, una de las medidas que se tomaron para disminuir el gasto del gobierno estatal es controlar el uso del celular, pero como que no ha dado muy buenos resultados. Y ni se diga en los gobiernos municipales. Así, se desaprueba que para ahorrar recursos despidan a empleados, mientras los funcionarios gastan y gastan en telefonía celular.