Opinión

Pesca baja el telón

SINALOA

Por  Opinión Estatal

Finalmente se ha cerrado —y no con broche de oro— la temporada de capturas de camarón 2018-2019, y tal vez sea una de las peores en las últimas décadas. Los ribereños de todo el estado, prácticamente desde las primeros días, empezaron a percibir, con la experiencia que les dan los años, que sería una temporada negativa. Y así fue. 

Por ejemplo, la zona del sistema lagunar Huizache-Caimanero, de la zona sur del estado, es tradicionalmente una de las más ricas en capturas, así como en cuanto a la calidad de sus capturas; sin embargo, este año fue prácticamente una pesadilla. Los pescadores durante los últimos meses de la zafra bajaron los brazos y se fueron a trabajar al corte de chile o de albañiles.

Lo que capturaban no les daba ni para el autoconsumo. Los precios del combustible se elevaron por los cielos, y los apoyos no llegaron. La poca producción, a su juicio, se debió a la falta de dragado en los esteros, así como a la imparable actividad de pescadores furtivos, que saquearon el camarón en etapa reproductiva.

A los grandes pescadores, dueños de barcos o flotas de buques camaroneros tampoco les fue como en otros años, pues aunque ellos también sufrieron por capturas de camarón —tanto en cantidad como en calidad—, se vieron golpeados por los altos precios del diésel y la falta de apoyo para el subsidio de este combustible. Al igual que los ribereños, muchos pararon antes de tiempo.

La pesca, además de apoyos, necesita medidas que la hagan más sustentable en el largo plazo. Pero hasta ahora el Gobierno no ha logrado tener éxito en esta materia.