Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

Plazuela Rosales

Por: Marco Antonio Berrelleza

El 16 de marzo de 1895, fue inaugurada la Plazuela Rosales, por el gobernador Francisco Cañedo. Fue construida por el ingeniero Luis F. Molina. A fines del siglo 17 había en ese lugar una cruz de madera llamada La Cruz del Perdón, en la que rezaban los condenados a muerte. A principios de los años 80 era un muladar en el que de vez en cuando aparecía un que otro muerto, sin saberse el autor de la fechoría. Su desarrollo se inicia en los años noventa, cuando el gobernador Cañedo y sus principales colaboradores fincaron ahí sus residencias. 

En los años ochenta la Plazuela Rosales se había convertido en lugar de reunión de los habitantes de Culiacán, sobre todo para escuchar la banda de música del estado dirigida por Ángel Viderique, músico llegado a Culiacán desde mediados de los años 70. En esa legendaria plaza, Viderique estrenó el 16 de septiembre de 1885 La Valentina, de origen sinaloense, lo mismo que La Adelita, ambas encontradas por el músico guanajuatense por los rumbos de Bacurimí. Cuando Viderique terminó la ejecución de La Valentina, que duró 45 minutos, fue llevado en hombros a la cantina El Transvaal, de Francisco Blancarte, en donde fue bañado en cerveza y otros licores, según apunta Alfredo Ibarra Jr. Después fue llevado en hombros a su casa.
Una verdadera leyenda de nuestro querido Culiacán.