Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Policías tras las rejas

LOS MOCHIS

Tres agentes de la Policía Municipal de Ahome fueron detenidos por elementos de la Policía Ministerial del Estado por tener en su contra una orden de aprehensión por el delito de desaparición forzosa del joven Román Alberto Soto Vázquez, con domicilio en Constancia, El Fuerte. Su arresto se registró una vez que se presentaron en forma voluntaria en las oficinas de la corporación ministerial porque sabían que contaban con una orden de aprehensión.

Se trata de Jorge Cota Jiménez Puentes, Óscar Guadalupe Huicho y Jorge Martínez Santos. Un cuarto agente preventivo Daniel Vega Murillo se encuentra sustraído de la acción de la justicia.

El caso se les complicó a los agentes que persiguieron a Román Alberto que huyó en una camioneta desde esta ciudad hasta Mochicahui, El Fuerte, en el que supuestamente hubo intercambio de balazos. Eso fue el 17 de noviembre de 2013. Desde entonces, no se conoce el paradero del joven.

Los familiares del joven han desplegado sus esfuerzos para encontrar a este. Incluso, han realizado marchas y solicitado la intervención del gobernador Mario López Valdez.Para ellos, los policías son los responsables de la desaparición de Román Alberto.

Cuando menos han surgido indicios de ello porque no se explica de otra manera que el juez penal les haya girado la orden de aprehensión, salvo que todo sea pura faramalla para bajarle presión al caso y al final los agentes salgan en libertad

Lo primero que salta es que los policías tenían información reservada. ¿Cómo supieron que tenían orden de aprehensión?. ¿Porqué los elementos ministeriales no se las ejecutaron? ¿Con su entrega voluntaria quieren dar el mensaje de buena voluntad?

Es obvio que el caso lo maneja con pinzas Gerardo Amarillas, director de Seguridad Pública y coordinador de la Policía Ministerial del Estado, ya que de una u otra forma lo salpica, ya que de demostrarse plenamente que los policías incurrieron en esa ilegalidad, se estaría acreditándose esa práctica en la corporación, lo que en estos momentos sólo son sospechas.

Lo cierto es que en unas horas el juez resolverá la situación legal de los policías, pero lo que no se sabe aún es el paradero de Román Alberto, lo que es lamentable.