Opinión

Política negligente

ACENTO

Por  Jorge Luis Lozano Pastrano

Política negligente(Foto: Víctor Hugo Olivas/EL DEBATE)

Política negligente | Foto: Víctor Hugo Olivas/EL DEBATE

El Gobierno del Estado, a través de la Secretaría de Salud Pública, que encabeza en Sinaloa Efrén Encinas Torres, han reportado en los recientes días una disminución paulatina de los nuevos casos confirmados de COVID-19 en Sinaloa y de los casos activos que se atienden en las clínicas y los hospitales de la entidad.

Ayer fueron 145 nuevos casos de coronavirus los reportados en la gaceta de la Secretaría de Salud, con lo cual la cifra de casos activos se mantenía en 767 en toda la entidad; los decesos ya sumaban 1036. La disminución mínima y paulatina que argumentan las autoridades de Gobierno, sin embargo, no son aún suficientes para sacar a la entidad de la alerta roja en la que se le considera por el alto número de contagios y muertes.

¡Ya estás suscrito a las alertas de noticias!

Ahora puedes configurar las notificaciones desde la campana

Muy a pesar de eso, los procesos para la reactivación económica avanzan. Hoy es la fecha fijada para que los negocios con venta de ropa, calzado, electrodomésticos y bisutería puedan reabrir sus puertas. Es decir, que los grandes almacenes podrán empezar a operar, y los demás negocios que se encuentran dentro de los centros comerciales también.

También se encuentra prácticamente fijada la fecha para la reapertura de hoteles, restaurantes y las playas. Ayer, los líderes de sectores hablaban del 1 de julio como el día para que la cantidad de negocios turísticos que se mantienen restringidos en su operatividad o de plano cerrados puedan reactivarse bajo criterios estrictos de sanidad.

Así, la nueva normalidad está ya en una actividad plena no solo en Mazatlán, sino en casi todas las ciudades de la entidad. ¿Y cuál es el plan para evitar que los contagios detonen de nuevo? No la hay.

El discurso del Gobierno federal es que cada uno de los ciudadanos se debe hacer responsable de cuidar de su salud. Y no hay más, con los hospitales saturados, las farmacias sin medicamentos y una política negligente de salud.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo