Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Políticas internas y externas matan producción de granos

SOBRE EL CAMINO...

El diputado federal Heriberto Galindo Quiñones, no solo sorprendió si- no que impresionó por la intervencion verbal que tuvo en la mesa de comercialización del Foro Regional denominado Sinergias Para la Transformación del Campo Mexicano, cuya participación a título personal y como coordinador de los legisladores priistas de Sinaloa la hizo a invitacion de su amigo el subsecretario de la Sagarpa Jesús Aguilar Padilla, ofreciendo certera opinión sobre los problemas que atañen a la agricultura.

El contenido de la ponencia que improvisadamente articuló el diputado Ga- lindo mediante manuscritos a mano llamó la atención de los asistentes de izquierda, derecha y centro en la mesa de comercialización integrada por el director general de Aserca Baltazar Hinojosa y Juan Nicasio Guerra Secreta- tario de Agricultura en Sinaloa, ponencia que armó luego de que hizo consultas con agricultores muy allegados a él e incluso con teóricos en la materia que sumados a su experiencia lo hicieron destacar.

Siendo un orador que sabe improvisar, de hablar sin leer, el guamuchilense hizo una intervención llena de vehemencia y sustento al decirles en la me- sa que el mundo produce 700 millones de toneladas de maíz, que Estados Unidos produce 370 millones, Brasil 40 millones, Ucrania 32 millones, Argentina 25 millones y México solamente 20 millones, es decir que nuestro país ocupa el quinto lugar del mundo, pero consume 30 milllones de toneladas, lo que obliga al gobierno a importar 10 millones de maíz amarillo que es para consumo animal.

Bajo ese esquema, la propuesta que Galindo les hizo a los participantes de la mesa fueron las siguientes: Revertir la tendencia creciente de importación de maíz amarillo supliendo ese forraje con la siembra de sorgo que cuesta menos producirlo y consume menos agua, luego lanzó un látigo contra el duopolio imperial de las semillas certificadas en el mundo integrado por las empresas transnacionales Monsanto y Pionner, quienes venden la tonelada de maíz para sembrar 60 veces más cara que lo que cuesta una tonelada de maíz para consumo humano.

Bajo esas razones el legislador y ahora presidente de la fundación Para Mover y transformar Sinaloa, propuso que el gobierno constituya una nue- va empresa productora de semillas certificadas con la calidad de Monsanto y Pionner únicas que alcanzan los niveles de producción de hasta 15 toneladas por hectárea, mientras que las productoras locales de semillas apenas logran un rendimiento de 7 toneladas lo que obliga a los agricultores a comprar semilla traída de EU, de ahí la necesidad de tener una institución con tecnología de punta en esa materia.

GOTITAS DE AGUA. Las cifras lo revelan todo: hace 20 años del TLC, Sina- loa sembraba 500 mil hectáreas de maíz históricamente y este año tan solo alcanzará las 320 mil hectáreas; hace tres años el maíz valía cinco mil por tonelada con todos los subsidios; hace dos años andaba en 4 mil 200; hace un año se consiguieron 3 mil 800 y se espera este año alcanzar los 3 mil 500 y gracias a la crísis de Ucrania es que el maíz de Sinaloa pueda lo- grar este último precio. Si ya murió el algodón, el arroz, el trigo, el soya y el cártamo de riego, habría que prepararse para rendirle réquiem al maíz si no se cambia el modelo de comercialización, si no se sustituye la importación de las 10 millones de toneladas de maíz amarillo y si no se alienta la producción del sorgo que es más conveniente para los agricultores y ganaderos. Para Galindo Quiñones hubo reconocimiento y aplausos prolongados por los contenidos agrícolas de su exposición, ya que esperaban una intervención únicamente política por su carácter y formación, pero Heriberto sacó a relucir sus orígenes agrícolas y ganaderos, de los que no se separa, pues desde niño trabajó en el campo al lado su padre e incluso hace 20 años llegó a ser importante ganadero de razas puras, lo que aunado a que supo a quien consultar le permitió articular magistralmente una ponencia improvisada para sorpresa de los agricultores y de las autoridades rectoras de la agricultura en Sinaloa y en México. En una palabra el guamuchilense abanderó a los productores sinaloenses.