Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Por policías no paramos

NUESTRA OPINIÓN ESTATAL

La constitución de dos nuevas corporaciones policiacas en Sinaloa es el proyecto que anima al gobierno, de lo que dio constancia al liberar la convocatoria al respecto, cuya denominación, según reza el documento, serían, una la Policía Procesal, y otra, la de Proximidad Social.

Sus nombres podrían sugerir la función que ambos cuerpos de corte policiaco desarrollarán dentro del contexto ciudadano. En el primero de los casos, hacer que se cumplan las medidas de seguridad de los indiciados; en el segundo, que se convierta en una instancia de acercamiento con la población civil para prevenir y resolver problemas no precisamente delictivos, sino de infracciones.

Hasta ahí pudiera decirse que en el estado hay una preocupación por sectorizar el servicio de la seguridad pública a favor de los ciudadanos, y que estos puedan establecer vínculos más estrechos con sus autoridades que permitan, desde luego, eficientar la prevención e investigación de los delitos, por un lado, y por otro garantizar los derechos de quienes son considerados presuntos responsables.

Sin embargo, ya entrando en detalles del proyecto gubernamental, la creación de las dos corporaciones más bien parece tender una cortina de humo para matizar las serias deficiencias y no menos graves fracasos que en materia de seguridad enfrenta el gobierno de Sinaloa.

La verdad es que si el clima de inseguridad que impera a lo largo y ancho de la entidad tuviera sus razones en la falta de cuerpos de policía, en Sinaloa se viviera en un paraíso, pues si algo sobra son precisamente órganos policiacos, pero que evidentemente ofrecen resultados limitados a favor de la tranquilidad social.

Sinaloa está lleno de cuerpos policiacos, desde la Municipal, pasando por la Estatal Preventiva y llegar a la Ministerial del Estado, cuya eficacia, sobra decirlo, está muy cuestionada en todos los aspectos.

Si a ello se le suma el Ejército, la Armada de México y la Procuraduría General de la República, el número de agentes de Seguridad Pública es sumamente elevado y, sin embargo, Sinaloa sigue siendo uno de los estados con mayor violencia e impunidad..