Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

¿Por qué nos quieren robar?

ITINERARIO POLÍTICO

¡Ya se habían tardado! Ahora resulta que el cochinero laboral de Pemex y la CFE será pagado con dinero público, con el dinero de millones de contribuyentes cautivos.

Resulta que por decisión del PRI, PAN, PVEM, Panal y otros, el dinero público servirá para pagar excesos y corruptelas de las mafias sindicales que mantienen secuestrados a los sindicatos petrolero y electricista.

Y es que les guste o no a los diputados, lo cierto es que el "rescate de los pasivos laborales" de Pemex y la CFE que aprobaron legisladores de distintos partidos, no es otra cosa que un nuevo Fobaproa; intervención del Estado para rescatar con dinero público una deuda impagable por quienes la provocaron. ¿Y quiénes quebraron Pemex y la CFE?

Pueden decir misa y tratar de engañar a la gente, que pagará el nuevo y escandaloso Fobaproa, pero lo cierto es que la deuda impagable de Pemex y la CFE se debe a la corrupción sindical, a pillos con piel de legisladores como Carlos Romero Deschamps y Ricardo Aldana y a toda la claque del sindicalismo oficial.

Y son responsables del desfalco las mafias sindicales, porque en cada revisión del contrato colectivo —sea de Pemex, sea de la CFE—, esas mafias del sindicalismo oficial exigen más y más prebendas, ofensivas condiciones de jubilación, más beneficios de retiro, más bonificaciones salariales —como si las paraestatales fueran de su propiedad—, hasta que llevaron a las empresas del Estado al borde de quiebra por los pasivos laborales.

Y hoy es tan pesado y costoso el contrato colectivo de trabajo, las cargas económicas de las prestaciones y los elevados costos de las pensiones y jubilaciones de privilegio, que Pemex y la CFE ya no pueden con esa carga. Están en quiebra y para cambiar el estatus de Pemex y de la CFE —de paraestatales a "empresas productivas"—, deben rescatar los pasivos laborales.

Pero la gran pregunta está en otro lado. ¿A cambio de qué —y con los impuestos de todos los mexicanos—, se deben seguir pagando los privilegios en jubilaciones, pensiones, prestaciones y sobresueldos de un puñado de privilegiados de Pemex y de la CFE? ¿Por qué los millones de trabajadores de menos ingresos, de todo el país, deben pagar los salarios de privilegio, las jubilaciones de lujo, las pensiones millonarias y los insultantes derroches de un puñado de privilegiados de Pemex y la CFE?.

¿A cambio de qué esa injusticia fiscal, señores Beltrones, Villarreal, Escobar y Aureoles? ¿Por qué otra vez el sacrifico de los que menos tienen, de los que apenas ganan para lo elemental, a favor de las grandes mafias sindicales que, como el senador Deschamps y el diputado Aldana, ofenden con sus trajes, sus relojes, sus yates, sus aviones, sus mansiones, sus viajes, sus fiestas? ¿Por qué los más, que son los que menos tienen, deben pagar el ofensivo estilo de vida de los menos, que más tienen?

¿Por qué no —señores Beltrones, Villarreal, Escobar y Aureoles—, empiezan por exigir a cada grupo sindical de Pemex y la CFE, que rindan cuentas sobre el origen de sus fortunas; que exhiban las facturas y el origen de sus bienes? ¿Por qué no ponen en la ley que los ciudadanos —que son los mandantes—, no tolerarán más contratos colectivos con jubilaciones de privilegio, con pensiones millonarias que ofenden a las mayorías; no más hijos, hermanos, parientes en las nóminas sindicales con salarios que son un saqueo al dinero público y que ofenden a los trabajadores en general, que pagan esos excesos.

En efecto, es necesario que con el dinero de los contribuyentes rescaten los pasivos laborales de Pemex y la CFE; en efecto, rescatar los pasivos laborales es condición para hacer viables las empresas energéticas en el nuevo esquema de competencia.

Si, todo eso es cierto, pero también es verdad que nada garantiza que mañana, en tanto "empresas productivas", de nueva cuenta los mismos sindicatos depredadores sigan como insaciables glotones del dinero público. Nada garantiza que… otra vez en 20, 30 o más años, resulte necesario e indispensable el rescate. ¿Y entonces qué van a decir? ¿Cuántos privilegiados más habrá financiado el dinero público?

¿Por qué, señores Beltrones, Villarreal, Escobar y Aureoles, pretenden usar el dinero público —el dinero de todos—, para beneficiar a unos cuantos privilegiados? Valdría la pena que entiendan que nadie votó por ustedes para que hagan de magos que desaparecen el dinero de todos; que lo pongan acá y allá, de acuerdo al interés político, electoral y de las mafias que ya resultan intolerables. ¡Basta! Al tiempo.