Opinión

Por sus ideas políticas

HOY EN LA HISTORIA
Avatar del

Por: Marco Antonio Berrelleza

El 9 de agosto de 1960, David Alfaro Siqueiros había estado trabajando en su mural de la Sala de la Revolución en el Castillo de Cahpultepec, desde las siete de la mañana hasta las dos y media de la tarde.

Ocupando el asiento del copiloto, acompañaba a su esposa, Angélica Arenal, rumbo a su residencia, a la que llegan minutos después. Al disponerse a detener la marcha del vehículo, frente a la puerta de su casa, "de todos lados irrumpen agresivamente, con las pistolas en las manos, individuos disfrazados de forajidos. Hombres vestidos con guayaberas, o simples camisas claras, similares a las que usan los campesinos, y sombrero de petate".

Al pensar que aquello era un asalto, Angélica pisa el acelerador y sale a toda velocidad del lugar, estrellándose varios disparos de los alevosos en los cristales traseros del automóvil.

Refugiado en la casa del doctor Alvar Carrillo Gil, a las nueve y media de la noche fue aprehendido por decenas de policías armados hasta los dientes. Conducido por diez automóviles, lo encierran en la Inspección General de Policía, en una celda de castigo.

Durante varios días lo trajeron por departamentos solitarios y oscuros, torturándolo.

Siqueiros pensaba que lo iban a asesinar, después de torturarlo, como era costumbre en la época.

Durante siete meses lo torturaron física y psicológicamente, los mismos que duró en cautiverio.

Una mañana, un funcionario muy amable de la Procuraduría, le dijo: "Señor Siqueiros, tenga la bondad de salir, que hay mucha gente que desea verlo".

De nuevo, la libertad. Y siguió con sus ideas políticas.

www.historianews.com maberrelleza@hotmail.com