Opinión

Precaución: Hambre

LA VIE ENROSE

Por  Ana en Rose

Precaución: Hambre(Imagen ilustrativa/ Pixabay)

Precaución: Hambre | Imagen ilustrativa/ Pixabay

¿ No les ha pasado que una de las decisiones más difíciles es elegir a dónde ir a comer o qué vamos a comer?

Esta semana me puse a pensar en la cultura que tenemos, empezando por la inmensa y deliciosa variedad culinaria que nos cargamos los mexicanos porque es un cuento de nunca acabar, chiles en nogada, pan de muerto, ceviche de sierra, la vieja confiable que son los tacos, las garnachas y demás; y eso que no cuento con las fusiones porque también para todo le tenemos un remix (¿o acaso el sushi en Japón también lleva Philadelphia?).

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

La comida lleva un papel importante en nuestras vidas; para algunos es energía, para otros un tremendo placer, y hay hasta a quienes les da un sentido de ubicación, o ¿a quién no le han dado la indicación de “dónde está el puesto de Doña Tota?, a la derecha”. Mi hermana siempre dice que somos de las únicas personas que hablamos de comida mientras comemos y no siempre me daba cuenta de la razón que tenía. Justo el día de hoy quedé de comer con una amiga en un restaurante que mencionábamos mientras estábamos desayunando juntas. ¡Shocker!

En fin, estas últimas semanas he estado viviendo con una amiga que es nutrióloga clínica y ademas de eso, tiene demasiadas restricciones para comer (debido a su salud). Marie (@mariegoingnuts), no es gluten free nomás de ganas, y por eso admiro de verdad la manera en la que se las ingenia para comer delicioso. Desde panqueques a base de espinaca hasta ingeniarse tacos de jícama, porque no come maíz.

También debo decir que ahora entiendo un poco más la chamba de las nutriólogas para enseñarnos a comer sin sentir que es un martirio, he visto a Marie pasar horas haciendo menús y probando platillos para que sus pacientes disfruten todo lo que comerán en la semana.

Si es verdad lo que dicen las abuelas que al corazón se llega por el estómago, entonces considérense enamoradas. Pero como todo buen amor, no hay que dejar que se vuelva tóxico, dar el respeto que se merece y soló así será tan bueno como un buen esquite un domingo en la plazuela.

¿Les dio hambre?

Ana en Rose
 

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo