Opinión

Premios, inequidades y cuotas del PRI

PUNTO DE VISTA
Avatar del

Por: Tere Guerra

LAS CUOTAS DEL PRI. Como en los viejos tiempos, que en realidad nunca se han ido, el PRI en Sinaloa recurre al acarreo de sus sectores para mostrar "músculo" y fuerza ante su dirigente nacional César Camacho. Las cuotas de acarreados fueron asignadas según la capacidad de "movilización" de cada gremio: 500 maestros en el caso de Encima, el grupo que maneja Daniel Amador; 400 en el caso del Stase, el gremio de los trabajadores del estado que representa Armando Heráldez; 400 en el caso del Stasac, conformado con trabajadores del Ayuntamiento; 200 en el caso del sindicato de la Secretaria de Salud y 400 como cuota para los jóvenes. Todo con el propósito de "atiborrar" el salón del Figlostase, y mostrar que en Sinaloa el PRI sigue siendo el partido en el poder y el instituto que mueve a la clase trabajadora y a los sectores populares. Claro, todo se movió con la venia y bajo acuerdo desde el tercer piso, donde cada día más, no sólo por ser el mes de septiembre, predomina el tricolor. Por cierto, muy activo, "nadando en sus aguas", se supo que anduvo para el acto Cenovio Ruiz, exdirigente estatal del PRI, quien presume su cercanía con César Camacho, y que ahora sí se le hará ser diputado federal, aunque sea "pluri". Ya se verá.

LOS PREMIOS. No sólo Jesús Vizcarra ha sido mencionado esta semana por el premio que recibirá de manos del presidente Enrique Peña Nieto, eso en caso de que no se modifique el evento de los exportadores por las intensas lluvias que se anuncian para Mazatlán hoy, sino que, Aarón Irízar, para no quedarse atrás, presumió el galardón que recibió de parte de Canacintra a nivel nacional. Tanto que, desdeñosamente, al referirse a ambos premios, Irízar dijo que el suyo era un reconocimiento a sus méritos políticos y legislativos, mientras que lo de Vizcarra era exclusivamente empresarial. Como sea, lo real es que, además de algunos integrantes del tercer piso, muchos de los pretensos para el 2016, entre ellos el propio Irízar, se inquietaron bastante con la mención de que Vizcarra podría intentar contender en el proceso electivo de 2016, y que su premio, que se dice lo "cabildearon" durante un año, buscando asegurar que el reconocimiento se hiciera en Sinaloa, es para fortalecer sus pretensiones políticas y lavar su imagen, que fue duramente cuestionada en la elección del 2010, por aquello de sus compadrazgos.

>

De hecho, algunos de los más inquietos con el retorno de Vizcarra a la política es el senador Irízar, no sólo porque debilita sus propias pretensiones, sino porque se dice que la relación entre Vizcarra e Irízar se fracturó más desde el 2010, sobre todo, por los duros señalamientos que hizo el senador en su tiempo, una vez concluida la campaña del empresario de Sukarne.

SIN EQUIDAD. Tanto que presumió Enrique Peña Nieto en su informe sus propuestas para la equidad de género, así como la inversión y las políticas que tiene su gobierno en ese rubro, pero en el acto escasamente se vieron mujeres, fue un evento noventa por ciento masculino. ¿Será esa la equidad que impulsa el presidente?

mtguerrao@hotmail.com

>