Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Preparándonos para gobernar México

El pasado fin de semana el Consejo Nacional del PRD resolvió que el 30 de agosto próximo se efectúe la elección para definir al presidente de nuestro partido para los siguientes tres años, así como la Secretaría General y el Comité Ejecutivo Nacional; esta elección se hará por el voto de los consejeros surgidos, a su vez, de elecciones directas y universales de los afiliados en todo el país.

Igualmente se decidió que la actual dirección que un servidor encabeza continúe en su cargo hasta el mencionado día.

Estas decisiones fueron asumidas prácticamente por unanimidad. Ello es expresión del grado de madurez que hemos alcanzado en un organismo tan plural y diverso como es el PRD, generalmente escenario de conflictos y contradicciones interminables, lo cual no ha proyectado una imagen confiable ante la sociedad.

Siendo importante en sí misma esta muestra de civilidad y de madurez política, lo es más porque demuestra que ante los nuevos momentos del país hemos terminado de entender —si no todos sí la gran mayoría de los dirigentes— que no debemos consumir nuestros mejores esfuerzos en los asuntos internos, sino que somos un instrumento de la sociedad para canalizar sus anhelos y esperanzas de una vida mejor, que para ello surgimos, para eso nos organizamos y para eso existimos y luchamos todos los días.

En un país tan desigual, con más de la mitad de la población viviendo en pobreza, estancado económicamente, sin empleos ni oportunidades suficientes para las actuales generaciones, sin esperanzas ciertas para nuestros jóvenes que se desenvuelven con preocupantes reacciones que expresan una creciente crispación social, con una preocupante presencia del crimen organizado en amplias regiones del país que ha corroído lazos sociales y el tejido económico, político e institucional; con evidentes y escandalosos actos de corrupción de funcionarios públicos y empresarios coludidos con ellos, con la consabida desconfianza que eso genera en la población; con todo ello y ante todo ello es aún más necesaria una fuerza de izquierda organizada que trabaje responsablemente y que proponga soluciones realistas a esos graves problemas.

Estoy convencido de que sin la existencia de la izquierda en México, particularmente del PRD, desde hace 25 años, como continuación de esfuerzos libertarios y justicieros de varias generaciones, no tendríamos esta libertad y pluralidad política.

No sin problemas, pero los gobiernos locales y municipales que hoy encabezamos desarrollan programas y acciones en beneficio del conjunto de la sociedad, especialmente de los más desprotegidos y vulnerables, y estamos demostrando que otro México mejor y seguro es posible para nuestros hijos, un país alejado de la corrupción y más transparente en el manejo de los fondos públicos, sin distingos ni protección para nadie; que es posible construir una patria democrática, sin discriminaciones, igualitaria y para todos.

Con esa convicción actúan nuestros legisladores para evitar regresiones en telecomunicaciones y hacer mejores leyes; así estamos trabajando para evitar la entrega de nuestra riqueza energética a manos privadas, mediante una consulta popular.

Luchando, con nuestras ideas por delante, en todos los espacios de la vida nacional, para hacer valer la confianza que la gente ha depositado en nosotros. Hacerlo en las calles y en las mesas de diálogo; protestando y proponiendo, proponiendo y luchando. Porque todos los días nos estamos preparando para gobernar el país. Y hacerlo para el bien de México, que es el bien de la gente.

[email protected]