Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Presagio

GUASAVE

Guasave.- malos meses los de este sexenio para la economía popular y los presagios que trae consigo para los años que restan nada halagadores, acogiéndonos al dicho aquel que por la víspera hay que sacar el día.

Mejor explicado: la verdad es que por ningún lado se nota la posibilidad de que la calidad de vida de las familias mexicanas se restablezca. Ni siquiera la costumbre queda de cada seis años de reivindicar esperanzas con el inicio del nuevo gobierno.

Son inútiles los esfuerzos que realiza el presidente Enrique Peña Nieto por imbuir optimismo sobre el futuro de la nación y su gente. Sus cuentas alegres se dan de tope con la cruda realidad.

Las costosas campañas mediáticas sobre el país de las maravillas, sus fantasiosos números, estadísticas e indicadores de crecimiento y los cursis como increíbles propagandas, se reflejan positivamente.

¿Cuáles cambios? ¿El de la carestía para empeorar? ¿El de mayor pobreza, acaso? ¿O serán más impuestos en la gasolina y el gas, que generan más desigualdades?

Al publicitar sus proclamas, el titular del Ejecutivo no se refiere sin embargo al decremento del empleo ni la asfixiante depresión económica y a las cada vez menos oportunidades de alcanzar condiciones de vida más dignas.

La escalada de precios en bienes y servicios, alimentos básicos que trae aparejada el regreso del PRI al poder presidencial, sin contar el impacto que causa en otros productos, consigna cómo la administración de Peña Nieto vive o finge vivir en un mundo de ficción.

Los mexicanos que contribuyeron con su voto a sacar al PAN de Los Pinos ya dudan sobre si hicieron lo mejor, o, lo que es peor, a pensar que hubiera sido preferible que permaneciera al mando del país.

Un año y medio ha sido suficiente al gobierno federal para enseñar sus incapacidades y falta de tino para ejercer el poder, sin enseñar por ningún lado el cumplimiento de sus promesas de cambio que a estas alturas los ciudadanos ya ni siquiera lo quieren con moños, sino tan sólo que no siga promoviendo el retroceso.

Huérfanos de imaginación y ayunos de creatividad, los Peñanietistas centran sus afanes alcabaleros y fiscales para fregar más a los pobres olvidándose del espíritu del arte de gobernar de procurar el bien común.

Pretenden reducir el cambio comprometido a una cómoda y simple, pero tortuosa política recaudatoria que no les implica mayor trabajo que el exprimir los bolsillos de aquellos cuyos cinturones para apretárselos ya no dan de sí.

Para infortunio mexicano lo pudieron hacer gracias a la complaciente y cómplice actuación de los legisladores priistas de las cámaras de diputados y senadores que hoy nuevamente, con sus raras excepciones, muestran sus apostótica naturaleza y el alineamiento de los no menos insensibles panistas, que le aprobaron todas las reformas sin chistar.

Intercambio de información.- El diputado Ramón Barajas, como integrante de la Comisión de Obras Públicas, será hoy anfitrión del encuentro regional con los alcaldes del norte, cuyo objetivo es al tiempo de conocer sus planes de obra e inversión, establecer diagnóstico de los proyectos en cierne y los que están en proceso.

Será interesante conocer en qué medida los diputados pueden mediar o participar para atraer mayores inversiones a sus respectivos distritos en colaboración con los alcaldes.

Aquí la reunión contará con la presencia del alcalde Armando Leyson y su titular de Obras Públicas, y los de El Fuerte, Choix, Ahome y Sinaloa. La semana próxima este ejercicio legislativo continuará en la zona centro y posteriormente en el sur.

<iframe src="//www.facebook.com/plugins/likebox.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fpages%2FEl-Debate-Guasave%2F299601730165494%3Ffref%3Dts&amp;width&amp;height=290&amp;colorscheme=light&amp;show_faces=true&amp;header=true&amp;stream=false&amp;show_border=false" scrolling="no" frameborder="0" style="border:none; overflow:hidden; height:290px;" allowTransparency="true"></iframe>