Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Presiones

SAPIENZA

Todo indica que de seguir las cosas como van, tarde o temprano habrá una ruptura entre Estados Unidos e Israel. Barack Obama ha hecho recaer toda la responsabilidad de la paz en Medio Oriente sobre Israel, cuando en realidad la negativa para llegar a un acuerdo ha sido de los palestinos. La amenaza sobre Israel es que si no se llega a un acuerdo, habrá una ocupación militar de la Cisjordania israelí, pues en el punto de vista de Obama, los palestinos siempre han estado listos para lograr la paz, lo cual carece de veracidad. Basta percatarnos de los ataques terroristas de los palestinos durante las conversaciones de paz. Dice el presidente estadounidense que lo que los palestinos desean es un país para poder trabajar y vivir en paz. Se olvida, sin embargo, que de acuerdo a las encuestas, el 60 por ciento de los palestinos rehusa la solución de tener dos países (Israel y Palestina) pues lo que desean es un solo país, sin la existencia de Israel. Obama cataloga a Mahmoud Abbas, el líder palestino, como un hombre con el que se puede arreglar cualquier discrepancia que haya, algo que, dice Obama, nadie puede negar. Sin embargo, cuando en el 2008 se le ofreció a Abbas entre el 90 y 95 por ciento del territorio de Cisjordania a cambio de paz, no hubo arreglo pues Abbas dejó las mesas de negociación. Hay que recordar también que en el eventual caso de que se lograra un acuerdo con Abbas, ello no garantiza la paz en Medio Oriente porque él no controla la población palestina que reside en Gaza y que está bajo la tutela de Hamas. Hace no hace mucho, Hamas ganó una elección, seguramente porque los palestinos de esa parte del Medio Oriente apoyan la política expresada por este grupo terrorista en el sentido de destruir a Israel a cualquier costo. Israel cada día está más solo, así que vela por sus propios intereses al margen de las presiones del presidente estadounidense, que pese a sus reiteradas declaraciones en el sentido de la sólida amistad entre Israel y Estados Unidos, ha demostrado todo lo contrario. Cualquier residuo de amistad que quede entre el gobierno estadounidense y el de Israel se disipará en el futuro. Y pese a las presiones, la paz en Medio Oriente está muy lejos pues Palestina no acepta la existencia del estado israelí, pero Israel no aceptará nada menos que aquello que garantice su supervivencia.