Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

Presunción de inocencia vs. prisión preventiva

SOCIEDAD Y DERECHO

Por: Juan Bautista Lizárraga Motta

La prisión preventiva debe ser excepcional. Es una condena sin sentencia que no disminuye la delincuencia, viola la presunción de inocencia y castiga la pobreza.

Magdo. Arturo Zaldívar Lelo de la Rea

Presidente de la SCJN

El artículo 20, apartado “B”, fracción I, de la Constitución Federal regula el principio de presunción de inocencia, que implica que: toda persona debe ser tratada como inocente, mientras no se pruebe su culpabilidad en un juicio mediante una sentencia.

Lo anterior conlleva la prohibición de cualquier tipo de resolución judicial que suponga la anticipación de la pena.

De igual forma, los artículos 7 y 8 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos disponen que: toda persona tiene derecho a la libertad y a la seguridad personal; y que todo inculpado por un delito tiene derecho a que se presuma su inocencia mientras no se establezca legalmente su culpabilidad.

Por su parte, el artículo 19, párrafo segundo, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establece que la prisión preventiva tiene el carácter de excepcional, ya que debe solicitarse cuando otras medidas cautelares no sean suficientes para garantizar la comparecencia del imputado en el juicio, en el desarrollo de la investigación, en la protección de la víctima, de los testigos o de la comunidad, así como cuando el acusado esté siendo procesado o haya sido sentenciado previamente por la comisión de un delito.

Asimismo, precisa que la prisión preventiva procede oficiosamente cuando se trata de delitos muy específicos y de alto impacto, como delincuencia organizada, homicidio doloso, violación, secuestro, trata de personas, delitos cometidos con medios violentos como armas y explosivos, así como transgresiones graves que determine la ley en contra de la seguridad de la Nación, el libre desarrollo de la personalidad y la salud.

La necesidad de la prisión preventiva cuando es en función únicamente de la pena de prisión que prevé el hecho delictuoso señalado por la ley como delito es contraria a los preceptos constitucionales y tratado internacional señalados con anterioridad.

Ello es así toda vez que, de acuerdo con la naturaleza excepcional de la prisión preventiva, en cuanto al principio de presunción de inocencia, resulta en una postura anticipada sin justificación alguna, ya que se da por verdadero y cierto que el imputado se sustraerá del procedimiento penal con base en la posible imposición de la pena de prisión que el tipo penal sanciona. Sobre todo, si se tiene en cuenta que la fracción II del artículo 168 del Código Nacional de Procedimientos Penales expresa que: para decidir sobre el peligro de sustracción del acusado, deberá atenderse al máximo de la penalidad que, en su caso, pudiera llegar a imponerse de acuerdo con el delito de que se trate y a la actitud que voluntariamente adopte el denunciado.

Por lo tanto, tenemos que cualquier resolución dictada en un procedimiento penal, que no sea la sentencia definitiva, que anticipe y presuponga la culpabilidad del indiciado o imputado de un delito, será violatoria al derecho humano de “presunción de inocencia” y, en consecuencia, resulta inconstitucional.

Como siempre, un placer saludarlo, esperando que estas pocas letras hayan sido de su agrado y, sobre todo, de utilidad.

¡Hasta la próxima!