Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Presunto inocente

GUASAVE

no faltan mortificaciones al alcalde, cuando no son las fugas, las criticas a Jumapag tienen que ver con el carácter de su titular o los conflictos con el sindicato, ya porque no han terminado de cubrir los aguinaldos, ya porque la caja de ahorros se la hicieron de humo a los empleados. Como acostumbran decir coloquialmente los guasavenses ¡Y por ahí vete!.

Ahora, el mas reciente escandalito, mediático mas que todo, -hasta ayer no había denuncia formal ante instancia competente-, en que se ve envuelta la paramunicipal es referente a un presunto acoso sexual de uno de sus funcionarios en perjuicio de joven universitaria.

El peliagudo asunto hace rato que rondaba las redacciones de los periódicos y noticieros. Solo era contenido por la falta de paternidad oficial de la información que a titulo de especulación empezó a dispersarse entretelones hace varias semanas.

La difusión al respecto a través de varias fuentes pretendían se diera como simple trascendido, a lo que muy razonadamente se negaron los medios, en vista de lo delicado y naturaleza de la acusación.

No se sabe bien a bien que es lo que ha pasado, desde el día en que comenzó a filtrarse subrepticiamente el caso en el que se involucra a dos empleados de Jumapag.

Tampoco, por qué hasta el lunes el director del campus Guasave de la Universidad de Occidente, Lorenzo Meza decidió detonarlo públicamente, pues presuntamente la afectada es precisamente una muchachita egresada de la institución.

Pero bueno, la denuncia no es un detalle menor y por lo tanto merece ser atendida en proporción a su gravedad con el propósito de deslindar responsabilidades plenas y para eso solo esta facultada, mediante una averiguación previa, la Procuraduría General de Justicia.

En tal sentido y acaso existiera fundamento para la configuración del delito, será necesario que la parte afectada por el supuesto acoso sexual del que se dice fue víctima, aun y con lo penoso que pudiera resultar, ponga en manos de la ley, las investigaciones que el asunto amerite, aportando los elementos de cargo que pudiera poseer.

Si hay razón y así lo determinan las autoridades competentes, se tendrá que actuar en consecuencia, pues ciertamente por un lado seria terrible que no pasara nada y si así fuera, por otro muy lamentable que se siguieran exponiendo a vejaciones de ese tipo y tenor a muchas mujeres que laboran en la dependencia.

Desde luego juzgar a priori y solo por los "dichos" de alguien sin acompañar con pruebas fehacientes la acusación no es correcto y asumiendo sobre todo que el que señala esta obligado a demostrarlo porque si finalmente es calumnia, resultaría un infamia igual a la que aparentemente se pretende combatir.

Por lo pronto creo que es prudente que en todos sentidos, pero principalmente en lo mediático, el asunto se maneje con las reservas del caso, que es muy delicado, pues esta en juego la honra y el prestigio de una familia.

Yo digo, al menos en tanto no haya evidencias mas allá de la especulación o la simple declaracionitis a la que se da rienda suelta más con afanes protagónicos que con ánimos de exigir justicia, sin meditar el daño moral que pudiera infligirse a los involucrados.

Sobre este penoso asunto que la verdad por las circunstancias que lo rodearon desde que empezó a "colarse" el tema mueve a sospechas, se tiene que partir del principio jurídico de que todo mundo es inocente, hasta que se demuestre lo contrario. Invertir el concepto seria una aberración del tamaño del mundo.