Selecciona tu región
Opinión

Priistas se pelean por el control del PRI

Ojo indiscreto

Por Tomás Chávez

-

Le surgió la primera rebelión a Alejandro Moreno Cárdenas después de la estrepitosa derrota que sufrieron en la pasada contienda electoral. Un grupo de militantes encabezados por el exgobernador de Oaxaca Ulises Ruiz tomaron la sede del PRI en la Ciudad de México exigiendo que renuncie.

Lo peor de todo es que se agarraron a golpes e intervinieron grupos de porros golpeadores armados con garrotes y varias personas resultaron lesionadas, incluso se asegura que hubo balazos. Ambos bandos se culpan mutuamente de haber provocado la violencia.

Inicialmente se decía que ya estaba en marcha la transición pacífica en el PRI, que el exsecretario de Turismo Enrique de la Madrid tomaría las riendas, pero resulta que “Alito” y su gente no se quieren ir y eso provoca que intervengan en la disputa militantes más radicales.

Leer más: Acusa Morena al INE de intentar sabotear la consulta popular del 1 de agosto

Después del pleito, desde las instalaciones de un hospital, donde internaron a uno de los militantes lesionados, Alejandro Moreno culpa de la violencia a Ulises Ruiz y a Nayelly Gutiérrez, estos a su vez denuncian al mismo “Alito”, al gobernador de Oaxaca, José Murat, a Rubén Moreira y al dirigente priista en la Ciudad de México, Israel Betanzos, que fueron los que trajeron a los porros para desalojarlos de la manifestación pacífica que efectuaban. Mientras que Alejandro Cárdenas acusa a Ulises y a Nayelly de esquiroles, que trabajan para Morena y que quieren romper el bloque opositor.

Es posible que la ruptura se extienda a todo el país, aunque aquí en Sinaloa los priistas se han mantenido tranquilos a pesar de que fueron barridos de los puestos políticos el pasado 6 de junio. Hubo algunos vaivenes en días pasados, cuando Sergio Jacobo y Cinthia Valenzuela se negaron a apoyar la impugnación a la elección interpuesta por Mario Zamora y la directiva nacional, pero después recapacitaron.

La renuncia del expresidente Jesús Valdés ayudó a que los ánimos no se calentaran más, también a que el gobernador Quirino Ordaz los mantiene cohesionados y tranquilos, pero nadie sabe qué pasará después que entregue el mando del Gobierno del Estado. La semana pasada algunos dirigentes intermedios llamaban a sesionar y a analizar las causas de la derrota, pero la mayoría de la militancia ya no quiere saber nada de pleitos.

Popurrí. El alcalde Billy Chapman se mantendrá en la alcaldía hasta el último día posible de su mandato, esto es hasta el 31 de agosto, porque el 1 de septiembre tiene que asumir la diputación federal pluri, y ya dio a conocer los nombres de varios de sus funcionarios que pudieran relevarlo los meses que faltan para concluir su administración y todo hace suponer que “amarrará” con el Congreso de mayoría morenista para que le aprueben a quien él recomiende.

Leer más: Denuncia Adrián LeBarón que la CNDH no les considera víctimas en “esta era de sangre y dolor”

Socorrito Calderón ya probó por unos meses las mieles de la alcaldía interina y es posible que ya no repita, más bien se perfila para que entren al relevo el exsecretario del ayuntamiento Juan Francisco Fierro o el director de Salud, Francisco Manuel Espinoza, ambos tienen experiencia y saben manejar la mano izquierda.

Síguenos en