Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Primavera cultural

MALICIANDO

Vámonos Maliciándola con un saludo cariñoso a quienes estén festejando un acontecimiento en especial, su día de su santo o cumpleaños… ¡Felicidades! Hoy tenemos una cita con la amistad ya que vamos apoyar al amigo escritor José Luis Franco Rodríguez, quien se encuentra mal de salud.

Por este motivo, en el Museo de Arte a las 19:00 horas se presentará su libro, Las memorias desparpajadas de Roque Latripa, y ahí mismo se podrá adquirir la obra. ¡Ánimo, Pepe, dijera el licenciado Agustín Noriega!

A DONDE me hubiera gustado ir ayer es a la Felimaz para escuchar a Alberto Ruy Sánchez comentar el libro Retrato hablado, de la escritora Ana Belén López Pulido de Pruneda. Felicito con mucho cariño a la talentosa Ana Belén, autora del libro. ¡Felicidades, señora bonita!

LA PRIMAVERA cultural llegó al puerto, informó el director del Instituto de Cultura, el licenciado Raúl Rico González, así es que desde el pasado 14 de marzo y hasta el 17 de julio se realizarán un ciclo de eventos artísticos a lo largo de 126 días la programación acoge la danza, literatura, música, cine, fotografía, teatro, con la participación de mil 185 artistas, en 16 foros. Los maestros Pércival Álvarez, Zoila Fernández, Karla Núñez y Ramón Gómez Polo dieron detalles de los espectáculos.

PUES, AMIGOS, dijera el recordado comentarista de beisbol Rafael Reyes Nájera, "Kid Alto", resulta que a eso de las nueve de la mañana del lunes pasado, llegamos la Betty Zúñiga y su amiguita Malicia a los dominios del Emerald Bay. Íbamos al desayuno que ofreció el licenciado y diputado Fernando Pucheta por su cumpleaños (ya les di la reseña ayer).

Todo iba bien. Ropa adecuada, calzado no se diga. Ya casi para llegar al restaurante La Cordelliere, la Bety Zúñiga se me adelantó y cuando vi eso, le grité "¡Betty, espérame!", ya que desde que me diagnosticaron glaucoma procuro, cuando voy caminando, tener a un lado a alguien, como era el caso para sentirme segura.

Pero la Betty iba a 70. Le volví a gritar "¡Betty, espérame!", y debió calarle el grito porque cuando volteó ya estaba yo en el suelo. No vi un escalón chico, pero lo bastante grande para tropezar con él, y no iba a ser yo la excepción. Recuerdo que lo último que vi es al amigo Isaac Coppel Salcido sentado en la terraza con unos amigos.

Eso sí, lueguito se apresuró a levantarme, al igual que atentos meseros ante los gritos de la Betty, que no supo qué hacer de la impresión. Inmediatamente me trajeron hielo en una bolsa y la envolvieron en una servilleta de tela. Le agradezco al atento mesero que de inmediato procuró el hielo, pues me sirvió mucho. Muchas gracias.

CUANDO LLEGAMOS al salón, los invitados al verme con una bolsa de hielo en la boca dedujeron que me había pasado algo. Me dispuse a saludar y comentarles cómo había sido, y la verdad, no había más razón que fue de torpeza, pero también no deja de ser un accidente.

El resultado, la boca me quedó como la de Angelina Jolie (¡ella!), dice el padre Juan que muy sensual, ja, ja, ja, ja, y la muñeca, la mano y todo el lado izquierdo de mi humanidad, morados del golpe, pero agradecida con Dios Nuestro Señor que no me quebré nada… ¡Hay Malicia para rato! Con ética y sin ética, tengo mis lectores, ¿verdad, amigos míos? Gracias por leerme.

NOS VEMOS mañana, DM, ya 21 de Marzo, día de Benito Juárez, el Benemérito de las Américas y el inicio de la primavera…Ciao. MALICIA.