Opinión

Primera carta a las mujeres

BANDERA

Por  Rodolfo Peña Farbel

Dentro de la horrible y perversa campaña actual diseñada para la degradación de la civilización cristiana, englobada en el llamado “feminismo”, también expresado como “ideología de género” o “paridad de género”, se han involucrado en ella algunas personas de ambos sexos, incluidos los diputaditos de la Legislatura actual y algunas mujeres que han perdido su famoso “sexto sentido” y su intuición femenina.

Pero hay algunas, verdaderas damas, que no caen en la trampa, como Patricia Orozco de Brambila, Viviana Edelman Zapata y María Hernández González que, en respectivas cartas abiertas a las mujeres, que publica José Francisco González González en su libro: ¿A dónde conduce la ideología de género? Ahora hago una selección de la PRIMERA, Doña Patricia: “La perspectiva de género, que busca la mal llamada “reivindicación de la mujer” es un indoctrinamiento a la anticoncepción, al aborto, a la homosexualidad, a la adopción de niños por parejas del mismo sexo.

Se nos valora por la aptitud en los trabajos, aún en los que eran exclusivos de los varones y los podemos hacer, pero no ganamos nada si las mujeres nos masculinizamos. Perdemos mucho si marginamos nuestra feminidad.

Las mujeres, por designio divino, estamos diseñadas para acoger la vida, para alimentarla y hacerla desarrollar. Las mujeres hemos sido llamadas a influir en la sociedad por lo que no es exclusivo, nuestra feminidad, a enriquecer el mundo del varón con nuestra sensibilidad, con nuestra intuición.

Hemos recibido una vocación especial a la generosidad, pues somos dadoras de vida, no por elección, sino por don.

Nuestra afectividad y las cualidades que hemos recibido las ponemos al servicio de quienes nos rodean como consecuencia del milagro de ser mujer, caer en la red de la ideología de género socava nuestra identidad, nos lleva a tristeza, angustia, infelicidad y nos hace olvidar de Dios”.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo