Opinión

Proyectos atorados

MAZATLÁN

Por: EL DEBATE

El titular del Codesin en Sinaloa, Javier Lizárraga Mercado, pone el dedo en la llaga al mencionar los efectos que la excesiva tramitología tiene sobre el desarrollo. Como ejemplo, el dirigente empresarial señala que al menos hay tres importantes proyectos detenidos en el océano burocrático que es el Gobierno Federal. Estos son la ampliación de la terminal portuaria de Mazatlán, la construcción de la presa Santa María y el acueducto de la presa Picachos.

Se trata de tres obras de infraestructura fundamentales para que el desarrollo realmente pueda detonarse y que las inversiones aterricen y empiecen a generar condiciones de bienestar para toda la región. Este fenómeno de la tramitología, por desgracia, no es ni de esta administración federal, sino que parece ser un mal endémico de nuestro sistema de gobierno. Todo este mar de trámites lo que hace es fomentar la corrupción, o cuánta gente conoce que por evitar perder dos o tres días de trabajo para hacer pagos de impuestos prefiere pagar a "coyotes" para que les hagan las gestiones. México es uno de los países donde el pago de impuestos, los trámites de permisos para operar negocios e incluso el acceso a financiamiento, complican la apertura de empresas.

Eso por sí solo es un lastre. Y es claro que en un país con un aparato burocrático tan ineficiente, este lastre lo padezcan no solo los proyectos privados, sino también los del propio gobierno, como los tres mencionados anteriormente. Tenemos leyes compuestas de parches sobre parches, leyes y reglamentos complicados, trámites y normas con muy poco sentido, que si no existieran no pasaría nada. Ojalá en México avance el sistema regulatorio, sin ello, el crecimiento del país seguirá caminando con freno de mano. K